Cuando pensamos en las relaciones, a menudo pensamos en nuestras interacciones con otras personas. Nuestra experiencia de vida nos enseña que las relaciones pueden ser saludables o tóxicas en función de varios factores. Exactamente igual pasa con el dinero y tus finanzas. ¿Te has preguntado alguna vez cómo es tu relación con el dinero? Hoy quiero compartirte 8 claves para cultivar una buena relación. 

  1. Gana dinero a través de tu punto de fluidez: Tu punto de fluidez es eso para lo que eres talentoso y además lo disfrutas, te apasiona, se te da de manera natural y fluida, en otras palabras, es el punto en el que tus pasiones se encuentran con tus talentos. Cuando logras agregar valor a los demás, a través de tu punto de fluidez, no sólo le das un propósito al dinero, sino que además, la generación de ingresos no será un problema y tu relación con el dinero se fortalece.

“Tu trabajo va a llenar gran parte de tu vida, la única manera de estar realmente satisfecho, es hacer lo que creas que es un gran trabajo y la única manera de hacerlo, es amar lo que haces. Si no lo has encontrado aún, sigue buscando. No se detengan. Al igual que con los asuntos del corazón, sabrán cuando lo encuentren.” – Steve Jobs. Discurso del 12 de Junio del 2005 en la universidad de Stanford

Esto está muy relacionado con el IKIGAI, una filosofía que busca darle sentido a la vida. 

Ikigai es un concepto japonés que combina los términos iki , que significa "vivo" o "vida", y gai, que significa "beneficio" o "valor". Cuando se combinan, estos términos significan aquello que le da valor, significado o propósito a su vida.



          Preguntas e ideas para encontrar tus pasiones y talentos:

  •       ¿Qué te gusta hacer en tus ratos libres?
  •      ¿Qué es eso que cuando lo haces, el tiempo pasa y no te das cuenta?
  •      ¿Cuáles son tus hobbies?
  •      Pídele a las 5 personas con las que más te relacionas en el día a día, que te hagan una lista de 5 cosas para las que ellos consideran eres talentoso. 

  1. Enfócate en agregar valor a los demás, no en el dinero: Cuando entendemos el dinero como una herramienta de intercambio de valor y no como el fin último, construimos una relación desde la abundancia y nos ponemos al servicio de los demás. Enfócate en agregar valor y el dinero vendrá por añadidura. 
  2. Crea un presupuesto: Aprende a manejar un presupuesto y a llevar control de tus gastos, ten en cuenta no solo tus necesidades básicas, incluye también donación, ahorro, inversión, entretenimiento, educación, salud, imprevistos, etc.   
  3. Gasta con responsabilidad: Gastar de manera responsable significa gastar de acuerdo a tus posibilidades,  sin dejarte llevar por las apariencias. Como dicen por ahí “Compramos cosas que no necesitamos, con dinero que no tenemos, para impresionar a gente a la que no le importamos”. Si lo que estás comprando te da estilo de vida, pero te quita CALIDAD DE VIDA, no vale la pena. La clave está en poder construir el estilo de vida que quieres, disfrutando de lo que tienes, sin sacrificar tu calidad de vida y esto se logra con inteligencia emocional y financiera.    Lee aquí “¿qué son los gastos?
  4. Ahorra con propósito: Ahorrar simplemente porque nos han dicho que para tener unas finanzas sanas hay que hacerlo, es una de las razones por las que no todo el mundo lo logra, pues no hay una motivación. Cuando ahorras sin un propósito claro, cualquier antojo se adueña de tu ahorro.  Definir una meta que sea realmente importante para ti, te mantiene motivado y las probabilidades de cumplirla se incrementan significativamente. 
  5. Usa la deuda como un instrumento que agregue valor: Cuando te endeudas para comprar algo que habrías podido obtener ahorrando, adquieres un nuevo compromiso que le pone presión a tus finanzas y te genera estrés.  Cuando usas la deuda para apalancarte y crecer a través de la inversión, agregas valor a tu vida. LINK DE No todas las deudas son malas, entérate aquí. Lee aquí “¿Que son las deudas? 
  6. Invierte: Invierte en ti, en crecer como persona y en crecer a nivel financiero.
  7. Ten siempre en cuenta tus valores: Genera y administra tus ingresos honestamente y en congruencia con tus valores y convicciones morales.

Así como trabajas día a día en mejorar tus relaciones personales, trabaja también en cultivar una buena relación con el dinero, pues dedicas gran parte de tu vida a conseguirlo y tiene la capacidad de impactar todas las áreas de la vida. Edúcate a nivel financiero, aprende a ahorrar, a invertir, encuentra tu punto de fluidez y vive en sintonía con tu ikigai, o actividades que le den sentido y propósito a tu vida.

Gracias por tu tiempo. ¡Nos vemos en una próxima edición!