Como dicen por ahí “las finanzas personales tienen más de personal que de finanzas” así que, si necesitas mejorar tu situación financiera, no sólo es importante revisar los números, también debes enfocarte en desarrollar creencias, hábitos y costumbres que te permitan construir una relación sana y equilibrada con el dinero. Esto lo logras trabajando tus finanzas desde una perspectiva más amplia, que involucre tanto el plano material y racional, como el emocional y espiritual. 

¿Qué significa tener una relación sana y equilibrada con el dinero? 

Según Pablo Nachtigall, psicólogo argentino y autor de los libros “Inteligencia Emocional Financiera” y “Bendito Dinero”, alguien que tiene la capacidad de generar dinero, administrarlo, disfrutarlo y compartirlo de manera equilibrada y en armonía con todas las áreas de la vida, tiene una muy buena relación con el dinero. Es una tarea retadora, pero no imposible y para lograrlo primero debemos entender cómo se da.

Tu relación con el dinero se construye a partir de tus creencias, tus creencias determinan tus acciones, la repetición de tus acciones se convierten en hábitos, tus hábitos generan tus resultados y tus resultados refuerzan tus creencias, repitiendo el ciclo.

Ejemplo:


                                                                                                                                                Juan es odontólogo y tiene su propio consultorio


Como ves en el ejemplo, Juan tiene dificultades para generar ingresos, su relación con el dinero en ese ámbito, está basada en la escasez. El creer que generar ingresos es difícil, no sólo le trae problemas financieros, sino que también le genera conflictos emocionales y falta de confianza en sí mismo. Si Juan se enfoca en cambiar sus creencias con respecto a la generación de ingresos, podrá ver nuevas oportunidades que le permitan generar el dinero necesario para cubrir sus gastos, pagar sus deudas y en consecuencia impactar de manera positiva, no sólo sus finanzas sino también su estado de ánimo y las demás áreas de su vida.

¿En qué áreas estás teniendo dificultades con el dinero?  Haz conciencia de las creencias y hábitos que te pueden estar limitando y trabaja en transformarlos en creencias y hábitos que te impulsen hacia los resultados financieros que quieres. Puedes incluso buscar orientación de un profesional que pueda ayudarte a lograrlo más fácilmente.  

Para desarrollar la capacidad de relacionarse correctamente con el dinero, debes empezar por identificar tus creencias y trabajar para tener pensamientos positivos respecto a esto.

Algunas de las creencias limitantes más comunes respecto al dinero

  • Es malo
  • Corrompe a las personas
  • No es importante
  • Es limitado
  • Es difícil de conseguir
  • Es difícil de administrar
  • Se esfuma fácilmente
  • Las oportunidades son escasas 
  • Hay que trabajar muy duro para conseguirlo
  • Los ricos no son felices 
  • Trae problemas 

Revisa entonces, ¿Qué es el dinero para ti?  ¿Qué tipo de pensamientos y emociones te genera? ¿Qué dificultades tienes con respecto al dinero? ¿Cómo esto afecta las diferentes áreas de tu vida? 

Juan nos ilustra cómo nuestras creencias influyen en nuestras acciones y luego se convierten en hábitos que construyen nuestra vida. Es importante entonces hacer conciencia de que tu vida está compuesta por 7 áreas.

Miremos cómo puedes identificar lo que te limita y algunos tips para empezar a crear hábitos que te conduzcan a mejorar tu relación con el dinero y en consecuencia, a mejorar tu situación financiera y tu vida en general. Veamos los cuatro aspectos claves de una buena relación con el dinero:

Generación de Ingresos

Tener la capacidad de generar ingresos para cubrir tus necesidades y deseos, es fundamental para tener finanzas saludables y construir una buena relación con el dinero. Sin embargo,  muchas personas tienen dificultades en este aspecto. 

Creer que el dinero es malo, difícil de obtener o limitado, son algunas de las creencias que pueden traerte problemas para conseguirlo. El concepto que tienes sobre ti mismo, también hace parte de las creencias que pueden afectar tu capacidad de generar ingresos. Si eres inseguro y no eres consciente de tu valor como profesional y como persona, seguramente vas a tener dificultades para cobrar por tu trabajo o para conseguir empleo. Si crees que no mereces tener dinero, lo más probable es que hagas muy poco para obtenerlo. 

¿Qué creencias limitantes tienes respecto a la generación de ingresos?

Administración del dinero

Tu relación con el dinero se fundamenta en cómo lo obtienes y en saber administrarlo adecuadamente. Muchas personas, aunque generan altos ingresos, nunca les alcanza, están llenos de deudas, no tienen ahorros y jamás han hecho una inversión en su vida. Desarrollar la capacidad de conservar el dinero e incrementarlo, te permite cumplir tus metas, crecer a nivel económico y asegurar tu estilo y calidad de vida en el futuro.

Creer que administrar el dinero es una tarea difícil, que el dinero se esfuma o que corrompe a las personas, son algunas de las creencias que pueden estar afectando la forma cómo lo administras. Una persona que cree que el dinero corrompe por ejemplo, no va a querer conservarlo y mucho menos incrementarlo y se pasará la vida trabajando para pagar facturas, perdiéndose de la oportunidad de obtener y disfrutar de todo lo que el dinero le puede ofrecer. 

¿Qué creencias limitantes tienes con respecto a la administración del dinero?

Disfrutar el dinero

Aprender a disfrutar del dinero es también un aspecto importante, siempre y cuando se haga de manera equilibrada. Hay una delgada línea entre manejar tus finanzas con planeación y orden y la tacañería. ¿De qué te sirve ganar mucho dinero y administrarlo adecuadamente si no tienes la capacidad de disfrutarlo? También está el otro extremo, cuando te gastas más de lo que ganas o de lo que tienes, a acosta de cubrir tus obligaciones básicas asumiendo un estilo de vida que no puedes sostener. 

Las personas que se dedican a acumular bienes y dinero apegándose de manera excesiva a lo material,  creen que el dinero lo es todo, que hay que trabajar duro para conseguirlo y enfocan toda su energía en él, a costa de las demás áreas de la vida. Terminan por olvidarse de que la riqueza también está en el disfrute. Las personas del otro extremo, en cambio, creen que “uno se muere y nada se lleva” a tal punto que pierden la capacidad de limitarse cuando no tienen presupuesto para seguir gastando. 

¿Qué creencias desequilibran la forma cómo disfrutas de tu dinero y bienes materiales?   

Compartir el dinero

“El sabio no atesora. Cuanto más ayuda a los demás, más se beneficia. Cuanto más da a los demás, más obtiene para él.” - Lao Tse

Dar y compartir sin esperar nada a cambio, es una virtud que te enriquece a nivel material, personal y espiritual; te permite relacionarte con el dinero desde la abundancia y el desapego. Cuando aprendes a compartir tu dinero con las personas que más quieres y quienes lo necesitan, puedes darle un significado más profundo y un propósito a tu vida. 

Creer que el dinero es escaso o muy difícil de conseguir, son algunas de las creencias que te pueden generar dificultades a la hora de compartir. El apego excesivo a lo material, te impide soltarlo y dejar que fluya para que regrese a ti. Cuando trabajas en tu capacidad de dar, recibes multiplicado, así que, si no estás conforme con tus resultados, presta atención a lo que estás dando y esto aplica para todas las áreas de tu vida. 

¿Qué creencias te impiden compartir tu dinero?

En conclusión, tener unas finanzas sanas es mucho más que números, tiene que ver con tus creencias y patrones de comportamiento. Cuida tus pensamientos, generan acciones concretas en el día a día, que te permitan obtener los resultados que estás buscando a nivel financiero y enfócate en generar, administrar, disfrutar y compartir el dinero sanamente. Lee también “8 Claves para cultivar tu relación con el dinero”

Gracias por tu tiempo. ¡Nos vemos en una próxima edición!