Saber cómo asegurar tu bienestar financiero es una de las cosas más importantes que necesitarás en la vida. No tienes que ser un genio para hacerlo, solo necesitas saber algunos conceptos básicos, formar un plan y estar listo para cumplirlo. No importa cuándo o cuánto dinero tengas, lo importante es informarte sobre tus oportunidades.

Las empresas cuentan con unas poderosas herramientas llamadas estados financieros, que les permiten analizar su situación económica en un instante específico o a lo largo de un periodo. Esas mismas herramientas las puedes utilizar de forma simplificada, y sin necesidad de haber estudiado administración de empresas o contabilidad, para el análisis de tus finanzas personales

El balance general y el estado de resultados son los estados financieros que más conocemos de una empresa, sin embargo, son cinco los estados financieros que se llevan en la contabilidad de las empresas: 

  • Balance general.
  • Estado de resultados.
  • Estado de cambios en el patrimonio. 
  • Estado de cambios en la situación financiera. 
  • Estado de flujos de efectivo.

Para empezar a ahondar en el mundo de las finanzas personales y cómo mejorarlas, vamos a hablar acerca del balance general.

¿En qué consiste el balance general?

Es un estado financiero que informa los activos, pasivos y capital contable o patrimonio de una empresa o persona en un momento específico, y proporciona una base para calcular las tasas de rendimiento y evaluar su estructura de capital. Brinda una visión instantánea de lo que una empresa posee y debe, así como el monto invertido por los accionistas.

Es, por lo tanto, una foto que representa la situación financiera de una empresa en un momento específico; pero en este caso, será de tus finanzas personales, es decir, cuánto tienes, cuánto debes y cuándo “te pertenece”.

¿Qué es el Patrimonio para mis finanzas personales?

La ecuación contable que aprenden todos los contadores en su primera clase en la universidad reza “Activos = Pasivos + Patrimonio”, de allí deducimos que el patrimonio es la diferencia entre los activos menos los pasivos. 

Su ecuación es la siguiente: 

Patrimonio = activos - pasivos

De acuerdo con el párrafo 22.3 de las NIIF (Normas Internacionales de Información Financiera) para pymes, el patrimonio podría entenderse como “la participación residual en los activos netos de una entidad, una vez disminuidos todos sus pasivos”.

Esto suena muy enredado, ¿no se puede explicar de una manera simple, un poquito más sencilla? ¡Claro que sí!

La definición del día a día sería: El patrimonio son los bienes que posees en algún momento que no están sujetos a una obligación financiera de pagarlos a un acreedor. O coloquialmente, son las cosas que tienes y no se las debes a nadie. También lo puedes entender como lo que te quedaría en determinado momento si vendes todos tus activos y usas el dinero obtenido para saldar tus deudas.

¿Por qué es tan importante el concepto de patrimonio?

El patrimonio es el concepto que más comúnmente se utiliza como medición de riqueza de una persona y por lo tanto se le da una especial importancia en las finanzas personales. De hecho, la palabra wealth del inglés se puede traducir al español tanto como “patrimonio” como “riqueza”.

¿Qué es un activo? 

Los activos son cosas que posee una empresa o persona que tienen valor. Por lo general, esto significa que puedes venderlos o utilizarlos para fabricar productos o proporcionar servicios que puedan venderse. Los activos incluyen propiedad física como bienes inmuebles, camiones, equipos e inventario. También abarca cosas que no se pueden tocar pero que, sin embargo, existen y tienen valor, como marcas comerciales y patentes. El efectivo en sí mismo es un activo. También lo son las inversiones que realizas.

Cualquier artículo tangible o intangible que tenga valor en un intercambio. Una cuenta bancaria, una oficina, tu casa o acciones, son ejemplos de activos.  Lee también ¿Qué son los activos?

¿Qué es un pasivo? 

Es el monto adeudado a una persona u organización debido a préstamos. Los préstamos, pagarés, bonos e hipotecas son formas de deuda. Todas estas diferentes formas requieren que los prestatarios devuelvan la cantidad que adeudan, generalmente con intereses, en una fecha específica que se establece en los términos de pago.

Los pasivos son cantidades de dinero que una organización o persona debe a otras. Esto puede incluir todo tipo de obligaciones, como dinero prestado de un banco; arriendo por uso de un edificio; dinero adeudado a proveedores por materiales; nómina que una persona debe a sus empleados; costos de limpieza ambiental o impuestos adeudados al Gobierno. Los pasivos también incluyen obligaciones de proporcionar bienes o servicios a los clientes en el futuro.  Lee también ¿Qué son los pasivos?

El balance general en tus finanzas personales

¿Para qué se utiliza el balance general? 

El balance general es el estado financiero más conocido y utilizado por ejecutivos, inversores y analistas para comprender la salud financiera actual de una empresa. En tus finanzas personales, el balance te permite obtener una vista rápida de tus activos (tu casa, carro o tus pertenencias financieras) y tus pasivos (cualquier tipo de deuda). 

El balance te puede ayudar a comprender si tus activos a corto plazo te permiten cubrir tus obligaciones financieras o si tienes suficiente efectivo. Por ejemplo, si en tus finanzas personales tus activos son más grandes que tus pasivos. También te permite saber si tienes un patrimonio neto "positivo" o si tus pasivos son mayores que tus activos, lo que sería un patrimonio neto “negativo”.

 ¿Qué se incluye en el balance general? 

El balance general incluye información sobre los activos y pasivos de tus finanzas personales. Dependiendo de la cada persona esto podría incluir activos a corto plazo como efectivo y cuentas por cobrar, por ejemplo, un FIC; o activos a largo plazo como propiedades, planta y equipo, que en tus finanzas personales equivaldrían al apartamento que tienes en arriendo. 

De la misma forma, tus pasivos pueden incluir obligaciones a corto plazo, como cuentas por pagar con tu tarjeta de crédito; o pasivos a largo plazo, como préstamos bancarios o un crédito de libre inversión.

Finalmente, el balance general es una información invaluable para revisar tu situación financiera. Por sí solo, no puede darte una idea de tu situación de inicio a fin; sin embargo, te permite conocer en determinado momento cómo están tus finanzas personales y qué tipo de plan financiero puedes crear teniéndolo en cuenta. 

Para aprender más sobre estos temas síguenos en nuestras redes sociales, déjanos tus comentarios, mándanos una foto de tus metas escritas, etiquétanos, ¡o cómo prefieras! Pero cuéntanos cuáles serán tus metas financieras y qué plan tienes en mente.

Se despide Mae. ¡Nos vemos en una próxima edición!