Un estado de resultados es uno de los cinco principales estados financieros y además uno de los más importantes. El estado de resultados permite informar el desempeño financiero de tus finanzas personales durante un período de tiempo específico.

Antes conocido como estado de pérdidas y ganancias porque tomaban los ingresos y restaba todos los gastos de las actividades operativas y no operativas para determinar tales ganancias y pérdidas.

El estado de resultados se centra principalmente en los ingresos y gastos de la empresa durante un período en particular. 

Ponte a pensar cuantas quincenas, cuántos meses o hasta años no han pasado en donde ingresa tu dinero y de un momento a otro no sabes qué pasó y quedas corto o a veces, en ceros. Este ejercicio te permitirá darte cuenta de la importancia de realizar un seguimiento de todos tus ingresos, todos los gastos y todas las ganancias o pérdidas en tu vida financiera.

Veámoslo con más detalle:

El Estado de Resultados comienza en la parte superior con los ingresos.

Los ingresos también son conocidos como las “ventas” en las empresas, pero en tus finanzas personales serían simplemente la suma de todos tus ingresos. Esta parte representa el dinero que recibes por tu trabajo, honorarios, tu mesada o ingresos por un activo como arriendos. 

Debajo de los ingresos tenemos los costos operativos directos

Esta línea se denomina a menudo costo de ventas porque permite que la operación suceda; por ello, en tus finanzas personales es todo costo fijo que poseas pues son los mínimos que te permiten desarrollar tu vida con normalidad. Todo eso que se te viene a la cabeza que sí o sí se debe pagar y sin lo cual no puedes vivir. Si vives en arriendo, si estás pagando tu hipoteca, si estás pagando tu carro, si estás pagando tu icetex, etc.

Después de estas dos partes, llegamos a nuestro primer subtotal en el estado de resultados, denominado ganancia bruta.

La ganancia bruta es igual a los ingresos -  el costo de los bienes vendidos.

Si tomamos las ganancias brutas y las dividimos por los ingresos, calculamos el margen de beneficio bruto.

¿Qué es el margen de beneficio bruto? 

Es la cantidad de beneficio que obtenemos antes de deducir los costos de venta, generales y administrativos, que es el margen de beneficio neto de la empresa, es decir, la resta de tus ingresos como salario con tus costos fijos como el arriendo o el pago de servicios públicos.

En esta parte es importante entender que lo que queda como ganancia bruta puede ser utilizado por la para cubrir los costos operativos indirectos, o en tus finanzas personales, tus costos variables.

A continuación, en el estado de resultados, vienen los costos operativos indirectos. Estos incluyen investigación y desarrollo, administraciones, ventas y distribuciones.

Si bien los costos directos son gastos que se pueden conectar fácilmente a suplir las necesidades básicas, los costos indirectos abarcan aquellos costos que no están directamente relacionados a ello. Los costos indirectos serían las cosas que no son esenciales para vivir o para tus quehaceres diarios, como el mes en el gym, un nuevo celular o tus “gusticos”.

Si tomamos los ingresos y deducimos los costos operativos directos, y luego deducimos los costos operativos indirectos, llegamos al siguiente subtotal denominado ingresos operativos:

Los ingresos operativos a menudo se conocen como el EBITDA, que significa ganancias antes de intereses e impuestos.

Debajo de la línea de ingresos operativos en el estado de resultados, podemos deducir el costo del financiamiento de la deuda, es decir, todo aquello que esté relacionado con el pago de tus obligaciones financieras, como los intereses de tu tarjeta de crédito, las cuotas de manejo o los créditos que estés pagando.


Después de deducir el costo, a menudo hay otro subtotal para la ganancia antes de impuestos.


Debajo de eso, se deducen los impuestos que son el cargo de dinero impuesto por el Estado a personas o bienes con fines públicos. Seguramente el más conocido es el impuesto de renta, pero dependiendo de tu situación y vida financiera pueden variar. 

Y finalmente llegamos al ingreso neto, la línea inferior.

El ingreso neto también se puede llamar ganancia neta o ganancia neta.

Cuando piensas en todas los movimientos financieros que has realizado en cierto periodo específico puedes entender qué tan necesario es tener un reporte que te permita entender que sucedió en ese intervalo de tiempo.

Si bien en su teoría sólo podría ser utilizado para una empresa, es posible analizarlo a través de tus finanzas personales. Eso te permitirá registrar y entender tus movimientos en una especie de fotografía teniendo en cuenta tu balance general.

Se despide Mae. ¡Nos vemos en una próxima edición!