Las tarjetas de crédito pueden ser muy útiles e incluso traerte grandes beneficios cuando las usas de forma inteligente, aunque muchos digan que este instrumento financiero es sinónimo de problemas .El problema real es no saber utilizarlas correctamente o peor aún, usarlas para el derroche, dejando que sus intereses te consuman hasta acabar con la tranquilidad de una vida financiera saludable. Si este último es tu caso, no te preocupes porque en Tributi te decimos cómo puedes sacarle provecho a las tarjetas de crédito.

¿Cómo aprovechar los beneficios de las tarjetas de crédito?

Ya te dijimos que lo malo de las tarjetas de crédito es no saber usarlas de forma correcta. Así que lo primero a tener en cuenta para no equivocarte con ellas, es que el dinero del que dispones en este producto financiero no te pertenece, mejor dicho, no es dinero extra que puedes gastar sin medirte. Hacemos esta aclaración desde el inicio porque no tener eso claro es la causa principal de la mala administración de este recurso. Ahora sí, a continuación te damos algunos consejos para darle un buen uso a tu tarjeta de crédito y aprovechar sus beneficios:

  1. Sé consciente de tu situación financiera

¿Todavía no tienes una tarjeta de crédito pero quieres una? Piensa si realmente la necesitas, o mejor aún, si en este momento te conviene tenerla. 

Nosotros te ayudamos a averiguarlo: ¿se te dificulta controlar tus gastos?, ¿cuando tienes una tarjeta en la mano pierdes la noción de lo que puedes comprar? ¿No te resistes a las ofertas así sepas que no cuentas con el dinero? Si respondiste sí a estas preguntas, pon en orden tus finanzas antes de adquirir una tarjeta de crédito.

Lo otro que podrías hacer en caso de necesitar este producto con urgencia por razones como adquirir experiencia crediticia, es buscar alternativas para evitar caer en la tentación de gastar sin control. Acciones como dejar la tarjeta de crédito en casa cuando vayas a exponerte a situaciones que te lleven a incurrir en compras compulsivas, pueden resultar efectivas. 

Recuerda que la idea es que las tarjetas de crédito te traigan beneficios, no problemas.

  1. Compra productos que te puedan generar ganancias

Ya te lo hemos dicho, de nada sirve comprar algo en oferta si no lo necesitas y debes endeudarte para adquirirlo. Por eso es importante que compres cosas que te puedan generar algún retorno de inversión, que te sean realmente útiles o que necesites, mientras aprovechas las promociones vinculadas al banco o franquicia de tu tarjeta de crédito, ya que al hacerlo puedes conseguir productos por debajo de su precio o recibir algún tipo de ‘cashback’ (que te devuelvan un porcentaje del dinero que usaste para comprar).

Por ejemplo: si eres de los que suele hornear los alimentos y actualmente tienes un horno eléctrico que te genera un gran consumo de energía, cambiarlo por uno a gas puede devolverte lo que invertiste con el tiempo, ya que estarías ahorrando mensualmente el alto monto que pagabas en tus facturas de energía. 

Ahora bien, si además aprovechas fechas como el Black Friday o el Cyberlunes donde Visa, la franquicia de tu tarjeta de crédito, está dando el 30% de descuento adicional por compras en ciertos almacenes y además tu banco promete devolverte el 5% de tus pagos ese día, vas a ahorrar aún más. A esto nos referimos con que compres productos que te puedan generar ganancias.

  1. Elige tu tarjeta de crédito correctamente

Para empezar a sacarle provecho a las tarjetas de crédito, previamente debes elegir la adecuada para ti. Verifica cuáles son los costos administrativos, tasas de intereses, gastos adicionales y si debes pagar seguros o cuotas de manejo. Si te cobran esta última, te recomendamos buscar en otros bancos, hoy hay muchos que te eximen de ese cargo.

Además, es importante que antes de solicitar una  tarjeta de crédito verifiques cuáles son los beneficios que te ofrece por obtenerla o hacer compras, por ejemplo: acumular millas, puntos, recibir cashback, seguros como Assist Card, descuentos en tus almacenes preferidos, etc. Finalmente, fíjate en la tasa de interés o si tiene condiciones para exonerarte de cuota de manejo.

  1. Paga a tiempo

Debes estar pendiente de la fecha de pago de tu tarjeta para que puedas cancelar a tiempo, ya que esto no solo te ayuda a tener un buen puntaje de crédito sino que te evita intereses por mora. Un truco para lograrlo es anotar en tu presupuesto las fechas en las  que debes pagar, así lo tendrás presente desde inicio de mes.

 

  1. Ahorra con tus tarjetas de crédito

Una forma de sacarle provecho a estos instrumentos financieros es ahorrando. Sería ideal que con los puntos que acumules al usarlas puedas hacer mercado o comprar tiquetes de avión más baratos a través de millas, por ejemplo. Otro truco que puedes poner en práctica para evitar pagar intereses y tener más tiempo de pagar, es comprar a una cuota pero teniendo en cuenta la fecha de corte de tu tarjeta de crédito.

  1. Comprar a una cuota

¿Cómo no pagar intereses con tarjeta de crédito? Sencillo, paga a una sola cuota. Así, además de aprovechar todos los beneficios que estas te ofrecen, no tendrás que pagarle intereses al banco. 

Recuerda que siempre que pagues a más de una cuota, asumirás intereses, a menos que el banco tenga alguna promoción activa que te exima de ellos aunque escojas un mayor plazo.

  1. Verifica el estado de cuenta

Revisa cada mes el extracto de tu tarjeta de crédito para que lleves el control de tus gastos y examines si te están haciendo los cobros correctos. 

  1. Usa tu tarjeta de crédito para compras que ya están en tu presupuesto

Si tu tarjeta cuenta con beneficios similares a los que te hemos mostrado en los puntos anteriores, aprovecha y úsala para las compras que normalmente haces y que son esenciales en tu vida, como el mercado, por ejemplo. Eso sí, paga a una cuota y apenas hagas la compra cancela ese dinero a través de la app de tu banco o de su portal web. 

¿Por qué hacerlo? Porque de este modo te estarás beneficiando con los puntos o millas que vayas acumulando. Igual ten en cuenta que existen unos topes de consumo con tarjeta de crédito que pueden ser tenidos en cuenta al momento de declarar renta, conócelos aquí y analiza, de acuerdo a tu situación, hasta cuánto podrías comprar con este producto.

  1. Aprovecha al máximo los beneficios de las tarjetas de crédito

Como te lo hemos explicado, las tarjetas de crédito tienen muchas ventajas que debes aprovechar al máximo. De nada sirve que cuentes con un producto bueno, si no te beneficias de él. 

Investiga y presta atención a las alianzas que tanto el banco como la franquicia de tu tarjeta tengan con distintos comercios y haz compras inteligentes y necesarias, por supuesto.

  1. Usa los bonos de bienvenidas

Para darle un uso inteligente a las tarjetas de crédito no dejes pasar los bonos de bienvenida que otorgan algunos bancos. Ya sea un monto de dinero, puntos o millas. ¿Te han llegado mensajes como estos?: “Te damos $300.000 en la primera compra que hagas de $1.000.000” o “Solicita tu tarjeta hoy y recibe 1000 millas”.  

Recuerda que usar estos beneficios es bueno pero debes tener cuidado para no caer en estrategias de marketing que te hagan descuadrar tu presupuesto.

  1.  Evita los avances en efectivo

Una de las cosas que no deberías hacer, a menos que sea un caso de fuerza mayor, es realizar avances en efectivo con tus tarjetas de crédito. Ya que esta acción puede generar cobros adicionales a los intereses, que van desde comisiones, tarifas únicas por retiro o incluso un porcentaje del monto de dinero retirado, aunque esto dependerá de cada banco.

  1. Elige el cupo de tu tarjeta sabiamente

Otro detalle importante es escoger de forma idónea el cupo de este producto. Si bien existen instituciones que te fijan un monto sin darte opción a elegir, hay otras donde tú puedes decidir. Así que si tienes problemas para controlar los gastos o las deudas, evita cupos que puedan desestabilizarte. 

  1. Cuentas con protección ante posibles fraudes

Ten muy presente que una de las grandes ventajas de las tarjetas de crédito es que siempre están protegidas en caso de fraude.

Así que si alguien hace una compra en tu nombre de forma fraudulenta, el banco tiene que responderte. Quizá tengas que hacer varias gestiones, pero la entidad debe resolver, a diferencia de si esto ocurriera en caso de dinero en efectivo o incluso con el que tienes en tu cuenta de ahorros.

Ahora que ya conoces todos los pasos para usar tus tarjetas de crédito de forma inteligente y sacarles el mayor provecho, comparte este blog con más personas. Recuerda que en Tributi te acompañamos a tomar las mejores decisiones financieras. ¡Nos vemos en una próxima oportunidad!