Tomarte el tiempo para mejorar el manejo de tus finanzas realmente vale la pena. Aprender a definir un presupuesto te ayudará a estar al día con tus facturas e incluso a ahorrar millones de pesos al año. Además, podrás aprovechar tus ahorros para pagar tus deudas, abonar a tu pensión, comprar el carro que quieres o disfrutar de tus próximas vacaciones. 

En esta guía encontrarás:

  • ¿Cómo crear un presupuesto?
  • ¿Cómo encaminar tu presupuesto si te perdiste en el camino?
  • Planea el pago de tus préstamos y tarjetas de crédito
  • Crea un plan de ahorro
  • ¿Qué hacer si sientes mucha angustia por tus deudas?

¿Cómo crear un presupuesto?

El primer paso para tomar el control de tus finanzas personales es hacer un presupuesto.

Tendrás que hacer un pequeño esfuerzo al principio, pero es el mejor camino para realizar un breve diagnóstico sobre tus gastos e ingresos.

Al crear tu presupuesto:

  • Tienes menos probabilidad de sobre endeudarte o preocuparte por gastos inesperados.
  • Tienes más opciones de lograr una buena calificación crediticia o la aprobación de una hipoteca o préstamo al que desees aplicar. 
  • Serás capaz de identificar en qué aspectos de tu vida cotidiana puedes ahorrar.
  • Podrás ahorrar para unas vacaciones, un carro nuevo u otro gusto que te quieras dar.

¿Qué necesitas?

Para elaborar tu presupuesto será necesario que calcules cuánto dinero pagas en:

  • Facturas del hogar
  • Gastos de manutención 
  • Productos financieros, como seguros, préstamos o intereses bancarios
  • Familia y amigos, esto incluye regalos, viajes, bodas, cumpleaños, etc. 
  • Viajes, gastos en transporte público o vehículo propio
  • Actividades de ocio y entretenimiento, incluyendo vacaciones, mensualidad del gimnasio, suscripciones en plataformas digitales, salidas a restaurantes o bares, entre otras. 

Toda esta información puedes guardarla en un Excel desde tu computador o escribirla en tu agenda personal, de manera que tengas acceso a ella cada que desees. 

La buena noticia es que en Tributi ya hicimos ese trabajo por ti, descarga aquí nuestra plantilla de presupuesto completamente gratis y personalízala de acuerdo con tu situación financiera. 

Adicionalmente, te invitamos a leer nuestro blog ¿Cómo construir tu presupuesto paso a paso? Ahí te lo explicamos de forma detallada para que no te quede ninguna duda.

¿Cómo encaminar tu presupuesto si perdiste el control?

Si te das cuenta que estás gastando más de lo que ganas, es necesario que tomes medidas para reducir los gastos y ajustar tu presupuesto. Puedes empezar por algo sencillo como cocinar en casa o cancelar suscripciones a plataformas que ya no utilices. 

También te recomendamos llevar un diario de gastos, donde vayas anotando todo lo que compras en el mes. 

Ahora, si realizas tus compras con tarjeta de crédito o débito, mira el extracto del mes pasado, y así podrás saber en qué te gastas el dinero. 

Incluye a tu familia en la reestructuración de tu presupuesto

Haz que toda tu familia se sienta responsable y asuma el compromiso de cuidar el presupuesto. Invítalos a crear un plan financiero que todos puedan cumplir. Calculen cuánto dinero tienen disponible para gastos, y acuerden entre todos cuánto le corresponde a cada uno. 

Disminuye el costo de las facturas de tu hogar 

Para muchos de nosotros, las facturas del hogar representan una parte importante de nuestros gastos. Intenta revisar tu presupuesto y tus gastos, mínimo cada dos meses, para identificar si hay algún cambio o si pequeñas prácticas de ahorro, como por ejemplo, cuidar el consumo de energía y agua, pueden influir en la reducción de ese valor.

La vida es impredecible, puede que recibas un aumento de sueldo, y te animes a sumar parte de ese dinero a tus ahorros, o que incremente el valor de tus facturas y tengas que buscar estrategias para reducir ese costo.

Te recomendamos seguir los consejos que en Tributi tenemos para ti, pues así  podrás seguir ahorrando sin dejar de pagar tus facturas o darte gusto.

Recuerda que también puedes ahorrar una gran cantidad de dinero si buscas comprar la cartera de tu crédito hipotecario o negocias con tu banco actual. Si quieres saber más sobre la compra de cartera, ingresa aquí.

Planea el pago de tus préstamos y tarjetas de crédito

Si actualmente tienes muchos préstamos o numerosas tarjetas de crédito con el cupo lleno, tienes que ponerte las pilas porque puedes estar dándole un mal manejo a tus finanzas personales. En este caso lo más recomendable es pagar primero la deuda que cobra el interés más alto. 

Los productos de crédito que suelen cobrar una tasa más alta son los siguientes:

  • Tarjetas de crédito.
  • Tarjetas o créditos de tiendas y almacenes de cadena.
  • Préstamos de libre inversión otorgados por los bancos.

Lo primero y más importante es que siempre cumplas con las condiciones de los créditos que tienes vigentes, es decir, que pagues a tiempo. Por lo tanto, aunque te enfoques en pagar una de tus deudas, asegúrate de cubrir al menos el pago mínimo de las tarjetas de crédito y las cuotas mensuales exigidas en los contratos de préstamo.

Si quieres aprender a utilizar las tarjetas de crédito de forma inteligente y aprovechar todos sus beneficios a tu favor, ¡da clic aquí!

¿Qué puedo hacer si mis deudas siguen creciendo y siento que me ahogo?

 Si has dejado de pagar tus créditos o por alguna razón  se te ha dificultado cumplir con el pago de tus  deudas esenciales, como el alquiler, el crédito hipotecario, las facturas de los servicios públicos, los impuestos o incluso la mantención de tus hijos, es momento de buscar ayuda y negociar con tus acreedores para mitigar el impacto negativo que esto pueda causarte.

Además, te invitamos a leer esta guía para salir de las deudas rápidamente.

Crea un plan de ahorro

Sabemos que a veces te puede resultar difícil pensar en la posibilidad de dejar una parte de tus ingresos para ahorrar, pero siempre es una buena idea hacerlo y sobre todo, tener un fondo de emergencia.

El fondo de emergencia es el dinero que podrás utilizar en casos imprevistos, como el daño de un electrodoméstico, alguna circunstancia médica, o incluso, en caso de que llegaras a quedarte sin empleo por un tiempo.

La idea es que tu fondo de emergencia alcance al menos para pagar alguna reparación, pero también es importante que tengas dinero suficiente para cubrir cualquier situación complicada que se presente durante un par de meses.

Supongamos que has perdido tu trabajo, o te separaste de tu pareja, y necesitas un tiempo para recuperarte: querrás tener algo más que el valor de una olla o lavadora nueva, ¿no es cierto?

Pero puedes tener tranquilidad porque está claro que construir un fondo de emergencia no ocurre de la noche a la mañana, requiere de constancia, pero ante todo de disciplina, así que es importante que lo incluyas en tu presupuesto mensual hasta que puedas consolidar la cantidad que necesitas para solventar tus gastos de al menos 4 meses. La mejor manera de hacerlo es programando abonos mensuales a una cuenta de ahorros creada para ello.

En Tributi te enseñamos cómo crear tu fondo de emergencia de forma fácil, ¡haz clic aquí!

Una vez que hayas ahorrado para tu fondo de emergencia, puedes plantearte nuevos objetivos de ahorro como por ejemplo:

  • Comprar un carro sin pedir préstamos.
  • Irte de vacaciones sin preocuparte por el extracto de tarjeta de crédito al regresar.
  • Remodelar tu casa sin dolores de cabeza por posibles sobrecostos.

Invierte tus ahorros

A medida que tus ahorros empiezan a crecer, puedes Invertir más dinero en tu pensión, por ejemplo, ya que es una buena manera de asegurarte un estilo de vida más cómodo en el futuro. O también podrías elaborar un plan de inversión de acuerdo a tus objetivos a corto, mediano y largo plazo.

Si quieres aprender a ahorrar e invertir, aprovecha nuestras becas del 100% y haz nuestro Curso de Ahorro e Inversión para Principiantes.

¿Qué hacer si sientes mucha angustia por tus deudas?

No cabe duda que la parte más difícil de pagar tus deudas es comprometerte a dar el primer paso. Así que es normal sentirse abrumado cuando sabes que tienes problemas financieros e incluso es hasta tentador querer perderse del mapa e ignorar los extractos bancarios y las llamadas de cobro, pero la verdad es que eso no mejorará tu situación, solo podría empeorarla.

Así que es momento de respirar, contar hasta diez y abrir esas cartas de banco que has evitado leer. Una vez lo hagas, al menos sabrás con qué tienes que lidiar y podrás consultar cuál es el paso a seguir. 

Recuerda que para alcanzar el bienestar financiero debemos poner en orden nuestra economía y eso se logra paso a paso, sin atajos. Así que levántate y afronta tu situación actual. Negocia con los bancos, recorta gastos, ponte metas para abonar a capital y sal pronto de tus deudas para que puedas comenzar a ahorrar e invertir tu dinero.

 

Recuerda que en Tributi además de ayudarte a hacer tu declaración de renta de forma sencilla, te guiamos para que puedas tomar las mejores decisiones financieras. Si tienes dudas o necesitas que te demos la mano con tus finanzas personales, ¡escríbenos!  No vemos en una próxima edición.