Nadie sabe lo que va a deparar el futuro, ni siquiera los grandes analistas podrían predecir con certeza lo que va a pasar con la economía del mundo en unos años, y mucho menos en tiempos de tanta incertidumbre como los que vivimos. 

Así que es normal que tengas dudas sobre lo que pueda pasar con tu vida financiera y cómo eso podría impactar tu calidad de vida. Es por esta y muchas otras razones que desde ahora debemos pensar en crear una estrategia a largo plazo para salvaguardar nuestras finanzas y la seguridad de nuestros ahorros. 

Aunque este panorama parezca un poco alarmante, en Tributi estamos para ayudarte a hacer una correcta planeación financiera de forma sencilla. Esto te ayudará a tener la preparación adecuada para alcanzar tus metas sin importar las circunstancias a las que te puedas enfrentar en cada etapa de tu vida.

¿Qué es la planeación financiera personal? 

Iniciemos con lo más básico, ¿qué significa realmente la planeación financiera personal? 

  • Es un plan detallado, proyectado hacia futuro.
  • No se trata solo del dinero que la persona tenga.
  • Un plan financiero que te protege de las sorpresas de la vida.
  • Incluye detalles importantes de tu vida financiera, como tus ingresos, ahorros, inversiones, gastos, deudas  y demás.
  • Puede ayudarte a salir de deudas, ahorrar para tu casa propia, crear tu fondo de emergencias e incluso invertir en tu jubilación.

¿Cuáles son los pasos para la planeación financiera? 

Crear el plan siempre toma tiempo, pero lo vale. A continuación te damos una guía detallada:

1. Establece tus metas 

El primer paso es usualmente el más difícil, involucra hacerse grandes preguntas como por ejemplo: ¿en dónde me veo en 5, 10 o 30 años?,o ¿qué proyectos quiero cumplir a cierta edad? La mejor forma de responder es pensando qué clase de vida quieres tener en el futuro, sin  ahondar demasiado en detalles o especificaciones.

Tal vez te veas con una familia, en tu casa propia, con tres hijos universitarios y al final jubilarte con la tranquilidad de tener un buen colchón financiero.  O quizá ese no es tu sueño, prefieres darte gusto, liberarte de deudas, no tener hijos, viajar y jubilarte pronto. El tema es que sin importar cuál sea el estilo de vida que prefieras, necesitarás un plan financiero para hacerlo realidad.

Una regla general para cumplir con tu plan es la del 50/30/20, en esta se propone dividir los ingresos después de impuestos y asignarlos así: 50 % en necesidades, 30 % en deseos, caprichos o gusticos; y el 20 % restante a los ahorros. Pero cuando  tienes muchos objetivos a largo plazo, puede ser difícil saber cuál es la distribución correcta, ¿será que es mejor destinar el 15 % a la jubilación y el 5 % al carro de tus sueños? ¿O mejor deberías ahorrar para cada objetivo sistemáticamente? El truco siempre estará en priorizar tus objetivos, lo  que nos lleva al siguiente paso. 

2. Prioriza tus objetivos 

Ahora que ya tienes claro tu plan de vida en los próximos años, llegó el momento de priorizar tus ahorros para que sean equivalentes a cada etapa de tu  vida. Tomando de ejemplo el ahorrar para tu casa propia, tener tres hijos universitarios y construir un colchón financiero para tu jubilación,  tus prioridades se deberían verse así 

  1. Ahorro para el pago inicial de tu casa propia.
  2. Ahorro para apoyar a tus hijos en sus estudios universitarios.
  3. Ahorro para tu jubilación.

Ahora, esta no es una regla inamovible, estas prioridades pueden cambiar, si así lo consideras. Por ejemplo, tú puedes ahorrar para tu jubilación mientras construyes un fondo para la universidad de tus hijos, ¿pero qué ocurrirá más pronto?, esa es la pregunta que debes hacerte.

En caso de que tu proyecto de vida sea el de estar libre de deudas, viajar y tener una jubilación temprana, tus prioridades podrían verse de esta manera: 

  1. Salir de deudas.
  2. Ahorrar para viajar por el mundo. 
  3. Ahorrar para tu jubilación temprana.

Como ahorrar para una jubilación temprana requiere de una gran cantidad de dinero y tiempo, es mejor  comenzar desde ahora. En este caso, lo primero que debes hacer es liberarte de deudas, ahorrar para esos viajes que tienes en mente a corto plazo y para tu jubilación, tú decides el porcentaje que designarás para cada cosa. Cuando hayas cumplido el objetivo, puedes trazar nuevas metas.

Si te parece exagerado comenzar a ahorrar para la pensión tan joven, considera lo siguiente. Digamos que tienes 30 años y ganas 40.000.000 al año, antes de  impuestos. Si destinas el 8% de esos ingresos a tu jubilación durante 35 años, cuando cumplas 65 años, podrás tener una suma alrededor de los $112.000, pero como tú serás más inteligente y ese dinero lo invertirás en un fondo que te genere intereses terminarás recibiendo mucho más. Si quieres aprender a invertir en Pensiones Voluntarias, ganar rentabilidad, proteger tu dinero y estar libre de impuestos al momento de retirarlo, lee este blog. 

3. Crea un presupuesto 

Ya tienes claro para dónde vas, ahora es fundamental que examines tu situación económica con lupa, porque para hacer una buena planeación financiera es fundamental conocer con cuánto cuentas y hacer un presupuesto basado en tus ingresos y gastos. Aquí te damos una pequeña guía para hacerlo: 

  • Toma nota de tus ingresos y gastos de los últimos 30 días.
  • Agrupa todos tus gastos en costos fijos o variables. Los fijos son, por ejemplo, el alquiler, el seguro del carro, las facturas de los servicios públicos, etc. Mientras que los costos variables pueden ser las salidas a comer, las visitas a la peluquería, entre otros.
  • Revisa muy bien tus gastos variables y anótalos, luego evalúa cuáles pueden ser eliminados o ajustados, e inclúyelos en tu presupuesto.
  • Recuerda lo que te explicamos antes sobre la regla 50/30/20, podría ser una herramienta muy útil para ti. Si te gusta, ya lo sabes, debes destinar el 50 % de tus ingresos a los costos fijos, el 30 % a los variables y el 20 % a tus fondos de ahorro. Aprende más sobre este método aquí.
  • Finalmente, revisa tu presupuesto cada mes y haz los ajustes que consideres. Recuerda que muchas cosas pueden pasar, como recibir un aumento de salario, encontrarte con algún gasto inesperado o perder alguna de tus fuentes de ingreso, estas situaciones podrían desajustar un poco tu presupuesto pero no te preocupes, estas hacen parte de tu proceso.

Si quieres saber más sobre cómo construir tu presupuesto paso a paso, ¡haz clic aquí!

¿Cómo hacer una planeación financiera personal exitosa? 

Ya tienes tu listado de metas, las priorizaste y creaste tu presupuesto, ahora necesitas prepararte para que tu planeación financiera realmente garantice el mejor futuro para ti. Por esa razón, necesitas cumplir ciertos objetivos antes de embarcarte en los demás, ya que estos te traerán bienestar y evitarán que tires por la borda los ahorros que conseguirás con tanta dedicación. Conócelos a continuación:

1. Sal de deudas 

Antes de comenzar a ahorrar para tu casa propia, viajar o jubilarte a temprana edad, es  importante que pagues tus deudas pendientes, especialmente las que tienen tasa de  interés alta, como las de tus tarjetas de crédito. Al liberarte de los intereses, mejoras tu salud financiera y ese dinero puedes invertirlo en tus propósitos. 

Aquí te explicamos varias estrategias para salir de deudas rápidamente.

2. Ahorra un fondo de emergencias 

El fondo de emergencias es importante para protegerte de las sorpresas de la vida, es una  red de seguridad financiera que te cuida de desviarte de tus metas de ahorro, cuando tienes uno puedes enfrentar crisis tales como la pérdida del empleo o tu principal fuente de ingresos, facturas médicas imprevistas, alguna crisis o recesión económica, etc.

Idealmente, deberías incluir el valor de cuatro a seis meses de sus costos fijos (arriendo,  servicios públicos, mercado), pero también puedes optar por incluir costos  variables (comida y entretenimiento). 

Ten presente que si tienes ingresos variables o una situación financiera inestable, deberías ahorrar para 6 meses de gastos fijos, ya que podrías ser más vulnerable. Si quieres aprender más sobre el fondo de emergencia, aquí te enseñamos.

3. Asegúrate bien

Así como los fondos de emergencia nos ayudan a estar preparados ante sucesos inesperados, un seguro  nos protege contra costos elevados que podrían afectar negativamente nuestra planeación financiera. Prepararte para lo inesperado puede salvarte de perder dinero, pero sobre todo, aumenta tu nivel de seguridad y mejora tu calidad de vida.

Por ejemplo, si el techo de tu casa llegara a desplomarse y no cuentas con ningún seguro, ¿qué harías? O si sufres un accidente automovilístico sin estar asegurado, ¿cómo asumirás esos costos? Estas situaciones requieren de una gran cantidad de dinero y si no tienes ningún seguro será muy difícil reponerte. Como decían las abuelas, “mejor prevenir que curar”.

Ahorra para el retiro 

Si ya creaste tu fondo de emergencia y tienes tus seguros, comienza a ahorrar para alcanzar tus otros objetivos de planificación financiera, pero jamás te olvides de incluir el ahorro para tu pensión lo más pronto posible, ya que este te garantizará una mejor calidad de vida en el futuro. Además, entre más rápido empieces, podrás generar más rentabilidad y aprovechar el interés compuesto.

Hemos llegado a la parte final de este blog, pero seguimos acompañándote a tomar las mejores decisiones. Recuerda que en Tributi estamos para impulsarte a cumplir tus metas financieras y a ayudarte a declarar renta de forma fácil, conoce aquí si debes declarar. Si tienes alguna duda, ¡escríbenos!