De los funcionarios cuyas declaraciones de renta hemos examinado hasta el momento, Daniel Quintero, actual alcalde de Medellín, es el único que tuvo que declarar renta por el monto de su patrimonio y no por sus ingresos, pues en el 2018 estos últimos no alcanzaron los topes establecidos en la norma para tener que cumplir con esta obligación; sin embargo, llama la atención que su declaración arrojara saldo a favor. A continuación, un análisis de la declaración.

Aunque declaró por patrimonio, no tuvo impuesto a cargo

Daniel Quintero reportó en su declaración de renta de 2018 bienes por $656.5 millones y deudas por $172 millones, lo que arroja un patrimonio líquido en el 2018 igual a $484.5 millones (el patrimonio líquido es igual a los bienes menos las deudas); sin embargo, aunque la razón por la cual tuvo que declarar fue el monto de su patrimonio, es importante tener en cuenta que la renta presuntiva para determinar un posible impuesto, se calculó sobre el patrimonio del 2017, y de acuerdo con la declaración de renta del alcalde esta fue $17.8 millones,  pero no se generó impuesto, pues este se empezaba a liquidar a partir de $20 millones. Hasta este punto vemos todo normal. 

Lo que nos parece raro 

De acuerdo con la declaración de renta y con la Declaración de bienes y rentas y registro de conflicto de intereses, Quintero recibió tan solo $18.1 millones por rentas de trabajo durante el 2018, valor sobre el cual no realizó ningún aporte a salud y pensión, hecho que nos resulta extraño, pues como mínimo, debió hacer aportes del 8% sobre dichos ingresos (4% salud y 4% de pensión), lo que daría más o menos $1.4 millones; sin embargo, como no tuvimos acceso a toda la información con la cual se preparó la declaración de renta del alcalde, es imposible saber a qué se debió esta falta de aportes. 

Por otra parte, también llama la atención que, aunque el valor de los ingresos que recibió fue muy bajo, el alcalde reportó retenciones en la fuente por $6.8 millones; esto quiere decir que le tuvieron que practicar retenciones aplicando una tarifa de aproximadamente el 37.5%, lo cual es raro pues ningún ingreso tiene tasas de retenciones tan altas. Una vez más aclaramos que como no pudimos acceder a la información y los soportes con los cuales se elaboró la declaración de renta, desconocemos por cuál concepto fue practicada esta retención en la fuente. 

Sin embargo, es gracias a dicha retención y a un saldo a favor liquidado en la declaración del 2017 de $506 mil, que la declaración de renta de Quintero arrojó un saldo a favor de $7.3 millones. 


En resumen

De las declaraciones que hemos analizado hasta el momento, Quintero es el primer funcionario público que tuvo que presentar declaración de renta por el valor de su patrimonio y no por los ingresos que recibió en el 2018. Resulta muy llamativo que, aunque sólo recibió $18.1 millones por ingresos, le hayan practicado retenciones en la fuente que ascienden a los $6.8 millones. Queda la duda de si esta cifra es real o si corresponde a un error de digitación; sin embargo, al no tener acceso a la información completa, es imposible determinar con precisión si hubo o no un error.