Las cuentas de ahorro para el fomento de la construcción (AFC) tienen como fin incentivar el ahorro a largo plazo e impulsar la adquisición de vivienda.  Los aportes que realices, podrás destinarlos al pago de cuotas de créditos hipotecarios, de operaciones de leasing habitacional o de la cuota inicial de vivienda.

Las cuentas AFC usualmente no tienen un monto de apertura, no generan el uso de una tarjeta débito ni tienen cuota de manejo.Parar abrir una cuenta AFC, puedes acercarte a cualquier establecimiento financiero vigilado por la Superintendencia Financiera de Colombia. Si eres empleado, podrás realizar los aportes autorizando al empleador, para que descuente directamente de tu sueldo el valor a ahorrar y haga el depósito en tu cuenta AFC. Si eres independiente puedes hacer directamente la consignación del aporte o solicitar al agente retenedor que, antes de realizarte el pago, consigne el valor correspondiente en tu cuenta AFC.  

¿Realizar aportes a cuentas AFC tiene algún beneficio en el impuesto de renta?

Los dineros que deposites en este tipo de cuentas, no formarán parte de la base de retención en la fuente.En la declaración de renta, estos aportes podrán ser tratados como rentas exentas. Para esto debes tener en cuenta que el valor de estos aportes, sumados con el monto de los aportes voluntarios a seguros privados de pensiones y a fondos de pensiones voluntarias, no deben superar el 30% del ingreso laboral o del ingreso tributario bruto que hayas recibido en el año, limitado a 3.800 UVT (para el año gravable 2017 equivale a $121.064.000; para el año gravable 2018 equivale a $125.993.000).  

Además, esta renta exenta también deberá someterse a los siguientes límites, dependiendo del origen del ingreso con el cual se haya realizado el aporte:Si los aportes se hacen con dineros que provienen de rentas de trabajo, estos aportes junto con las demás rentas exentas y deducciones, no podrán exceder el 40% de la renta líquida, limitado a 5.040 UVT (para el año gravable 2017 equivale a $160.569.000; para el año gravable 2018 a $167.106.000). Si los aportes se hacen con ingresos que provienen de rentas no laborales o de rentas de capital, estos -junto con las demás rentas exenta y deducciones- no podrán exceder el 10% de la renta líquida, limitado a 1.000 UVT (para el año gravable 2017 equivale a $31.859.000; para el año gravable 2018 a $33.156.000).

Asimismo, debes tener en cuenta que aunque puedes utilizar el dinero que tengas ahorrado en las cuentas AFC en cualquier momento, para que mantengan su calidad de renta exenta debes cumplir con las siguientes condiciones:

  • Destinar los retiros a la adquisición de vivienda a través de créditos hipotecarios o leasing habitacional. Si la adquisición de vivienda la hiciste sin financiación, deberás acreditarse ante la entidad financiera en la que tienes la cuenta, con copia de la escritura de compraventa, que los recursos los destinaste a dicha adquisición.
  • Si deseas retirar los recursos para cualquier otro fin, estos deberán permanecer en la cuenta por un período mínimo de 10 años, contados a partir de la fecha de consignación.

Si no cumples con alguna de las dos condiciones anteriores, perderás el beneficio de renta exenta en el impuesto de renta. La entidad financiera practicará las retenciones en la fuente que inicialmente no fueron aplicadas y deberás reportar el retiro de los aportes, como ingreso gravado en tu declaración de renta.