El punto de equilibrio es uno de esos términos que nos suenan a matemática financiera avanzada,  a una herramienta solo al alcance de grandes multinacionales con departamentos especializados en finanzas. Sin embargo, en este artículo te voy a mostrar cómo el concepto de punto de equilibrio también tiene que ver con tus finanzas personales y cómo te ayuda a encontrar un balance en tu bienestar financiero. Además, vas a aprender a calcularlo a través de diferentes métodos muy sencillos. Empecemos.

¿Qué es el punto de equilibrio para una empresa?

Es el nivel de producción en el que los ingresos totales de un producto son iguales a los gastos totales, o la cantidad total de ventas que estas necesitan lograr antes de comenzar a ser rentables.  Normalmente se expresa como el número de unidades de un producto o servicio que se necesita vender para que el negocio empiece a generar utilidades.

He aquí la forma de encontrar el punto de equilibrio para un solo producto:

Punto de equilibrio = costo fijo / (precio del producto - costo variable) 

El precio al que se vende el producto menos los costos variables generalmente se denomina margen de contribución.

Es decir que: 

Precio del producto - costo variable = margen de contribución 

Entonces…

Punto de equilibrio = costo fijo / margen de contribución

¿Confuso? No te preocupes, aquí tienes un ejemplo:

Digamos que a un restaurante le cuesta $8.000 preparar una pizza (costo variable como los ingredientes o la energía del horno); y que la vende por $12.000. El margen de contribución es (12.000-8.000) = $4.000

Entonces, si los costos fijos del negocio (arriendo del local, salario del personal administrativo, etc.) son de $500.000 por mes, para averiguar la cantidad de pizzas que necesitan vender mensualmente para alcanzar el punto de equilibrio, simplemente se dividen los costos fijos ($500.000) entre el margen de contribución ($4.000)

$500.000 de costo fijo / $4.000 de margen de contribución = 125

Esto significa que el restaurante necesita vender 125 pizzas cada mes para alcanzar el punto de equilibrio. Si vende menos pizzas sufrirá pérdidas, y si vende más tendrá una utilidad.

Con el punto de equilibrio una empresa puede determinar el precio de un producto y cuántas unidades debe vender, así como identificar y reducir potencialmente el costo fijo excesivo, lo que en última instancia permite que la empresa obtenga ganancias. 

El punto de equilibrio en las finanzas personales 

Técnicamente, el punto de equilibrio en tus finanzas personales sería establecer que tus ingresos y gastos sean “iguales” en un determinado período de tiempo. Puedes calcular tu punto de equilibrio para cubrir solo tus gastos necesarios, o tu punto de equilibrio para cubrir tanto tus gastos por necesidad y gastos por deseo (aprende a diferenciar los gastos necesarios y gastos por deseos aquí). Es importante que entiendas que la interpretación de tu punto de equilibrio es diferente ya que será el nivel para cubrir o solo tus gastos básicos (si lo calculas con tus gastos necesarios) o tu nivel de vida como lo llevas actualmente (si incluyes gastos por deseos).

A diferencia de una empresa, puede que tus ingresos no se calculen como precio unitario x cantidad, por lo que la definición de punto de equilibrio como número de unidades que necesitas vender para generar rentabilidad, no siempre tiene sentido. Veamos cómo puedes entender tu punto de equilibrio de acuerdo a la naturaleza de tus ingresos.

Si eres un independiente y vendes servicios o cobras una comisión fija por cada objetivo que logres. Por ejemplo, si eres un consultor y tienes una tarifa fija por cada empresa que atiendes, entonces puedes calcular tu punto de equilibrio de la forma tradicional para una empresa: "necesito 7 empresas clientes de mi servicio de consultoría mensual para mis gastos básicos". O si eres un vendedor de una máquina, y tu comisión por cada venta es más o menos constante: "necesito vender 1 máquina cada 2 meses para cubrir todos mis gastos".

Si tienes un salario base mas comisiones por resultados. Por ejemplo un vendedor con un salario base más comisiones porcentuales de acuerdo a su nivel de ventas. Puedes entender tu punto de equilibrio como el nivel al que debes llegar en tus resultados de tal manera que tu salario más comisiones sea igual a tus gastos necesarios. Por ejemplo: necesito vender $60.000.000 mensuales para que mi salario más comisiones cubran mis necesidades.

Si solo tienes un salario fijo, tu nivel de ingresos es muy constante y no puedes cambiar tu nivel de ingresos mes a mes. Tu punto de equilibrio lo podrías entender como el dinero que necesitas mensualmente para tu manutención. Tus opciones para modificar tu nivel de ingresos generalmente están asociados a eventos más drásticos como un ascenso, un cambio de empresa o una renegociación de tu contrato de trabajo. Tu curva de ingresos se ve más como una escalera que una línea recta.

¿Qué pasa si estás por debajo del punto de equilibrio?

¡Alerta roja! debes tomar decisiones con urgencia en tu vida para disminuir tu nivel de gastos o aumentar tu nivel de ingresos. Si continuas viviendo de esta manera deberás cada vez recurrir a más deudas que a su vez generarán más intereses creando un círculo vicioso de gastos que va a empeorar tu situación cada mes.

¿Qué pasa si estás en el punto de equilibrio o solo un poco por encima?

Alerta amarilla. Puede que en este momento puedas sostener tu estilo de vida, pero no generas lo suficiente para realizar ahorros o inversión que es la base de la construcción de un patrimonio e ingresos pasivos. Deberías destinar aproximadamente 20% de tus ingresos a ahorro o inversión.

¿Qué pasa si estás por encima del punto de equilibrio?

Felicitaciones, debes cuidar el mantenerte en esta situación, y empezar a evaluar alternativas de ahorro e inversión que te ayuden a lograr tus objetivos financieros

Si somos lo que hacemos repetidamente la excelencia, entonces, no es un acto sino un hábito. Empezar a llevar tus propias cuentas y tener el hábito de cuidar tus finanzas y analizarlas con ejercicios como el punto de equilibrio, le dará forma a tu vida mucho más de lo que probablemente te imaginas. 

Empezar con el punto de equilibrio nos permite entender qué es lo mínimo o lo máximo que podríamos ganar y gastar para estar bien, y así poco a poco alcanzar el bienestar financiero.

Para aprender más sobre estos temas síguenos en nuestras redes sociales, déjanos tus comentarios, mándanos una foto de tus metas escritas, etiquétanos, ¡o cómo prefieras! Pero cuéntanos cuáles serán tus objetivos financieros y qué plan tienes en mente.

Se despide Mae, nos vemos en una próxima edición. Y recuerda: El ahorro de hoy es el cumplimiento de tus metas y el bienestar de mañana.