En el artículo de Inteligencia Financiera hablamos acerca del teachable moment. Un término acuñado en 1917 por Walter E. Brandenburg para dar a entender cuándo un alumno tiene el potencial de estar listo para aprender una lección sobre algo significativo e incluso difícil. Para nosotros en Tributi es un momento de aprendizaje interno. Es la situación o circunstancia donde tienes un punto de inflexión en cierto tema de tu vida y así nace en ti la oportunidad de mejorar o cambiar.

Como dice el famoso refrán, “ Comienza con el final en mente.” Y como lo hablamos en nuestro último blog del Plan Financiero, el aspecto más crucial del establecimiento de objetivos es elaborar un plan eficaz. Sin embargo, hay un ingrediente que le hace falta a esa fórmula: La inteligencia financiera.

Un plan financiero puede ser útil, pero de la mano con la inteligencia financiera puede ser absolutamente poderoso. Tu plan financiero es la hoja de ruta que te mantendrá encaminado para lograr las metas a corto plazo, como pagar la matrícula de tu universidad o financiar tu jubilación. Mientras que la inteligencia financiera es la que te permite superar dificultades imprevistas (como una pandemia) y pensar más allá de tus deseos y necesidades actuales para visualizar un bienestar financiero. 

¿Cómo podríamos definir la inteligencia financiera?

Qué tan bien las personas navegan por la inmensidad de decisiones financieras que se presentan a lo largo del ciclo de la vida depende, al menos en parte, en su educación financiera, y la otra parte depende de su inteligencia financiera. 

Dale Carnegie tiene un libro llamado “Cómo ganar amigos e influir en las personas” en el que señala que los seres humanos son criaturas de emoción más que de lógica. Según Carnegie, aunque tendemos a asumir que somos seres racionales, nuestras emociones influyen en la mayoría de nuestras decisiones. Por lo tanto, el éxito en la mayoría de los aspectos de la vida depende de nuestra capacidad para equilibrar lo emocional y lo lógico.

Otro estudio realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Stanford, la Universidad Carnegie Mellon y la Universidad de Iowa analizó las decisiones de inversión a través de un pequeño juego. El estudio mostró que de los 41 participantes en el estudio, 15 de estos habían sufrido daños en las áreas del cerebro que afectan las emociones. Estas fueron las personas que adoptaron el enfoque más rentable del juego, llegando a la conclusión de que las emociones pueden afectar las decisiones financieras.

Ciertamente estos estudios nos muestran que cómo nos sentimos puede ser la clave de nuestro éxito. Y aunque las emociones a menudo te pueden alejar del bienestar financiero, eso no quiere decir que las emociones sean en general algo malo. Muchas definiciones asocian la inteligencia financiera con la necesidad de vivir dentro de tus propias posibilidades y eso se logra a través de gastar menos de lo que se gana, otros lo asocian con la capacidad que tienen las personas para resolver los problemas relacionados con el dinero.

Pero para nosotros en Tributi, la inteligencia financiera es la habilidad de discernir asertivamente a la hora de tomar decisiones financieras.

¿Cómo influye la inteligencia en la toma de decisiones?

En distintas entrevistas Warren Buffet, el legendario inversor estadounidense, señala que, si bien la inteligencia razonable es esencial para una inversión exitosa, el manejo de las emociones es la clave. Según Buffet, la codicia y el miedo son las dos emociones que impulsan los mercados y los inversores prudentes deben saber cuándo ser codiciosos y cuándo tener miedo. Si una persona no puede controlar sus emociones, no puede controlar su dinero, y la capacidad de controlar las emociones requiere un alto nivel de inteligencia emocional.

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional se refiere a la capacidad de identificar y gestionar las propias emociones. 

Se dice que la inteligencia emocional incluye al menos tres habilidades: conciencia emocional o la capacidad de identificar y nombrar las propias emociones; la capacidad de aprovechar esas emociones y aplicarlas a tareas como pensar y resolver problemas; y la capacidad de manejar las emociones, que incluye regular las propias emociones cuando sea necesario y ayudar a otros a hacer lo mismo.

Un estudio de Accenture concluyó que la inteligencia emocional (EQ) supera al coeficiente intelectual (IQ) como factor determinante del éxito profesional. La investigación mostró que los individuos que tienen una alta competencia interpersonal y son conscientes de sí mismos, socialmente tienden a desempeñarse mejor en su carrera que aquellos con alto coeficiente intelectual

Las personas con una inteligencia emocional (EQ) más alta pueden mantener la calma y desempeñarse de manera óptima durante situaciones estresantes y, por lo tanto, pueden abordar tareas y decisiones a la perfección. El propio Buffet ha logrado construir una inversión de mil millones de dólares no con supercomputadoras, sino con una estrategia que aprovecha más la inteligencia emocional.

Hay distintos tipos de inteligencia, pero la inteligencia financiera aunque depende de nuestros comportamientos como consumidores, nuestra psicología y nuestros hábitos, no es algo con lo que todos nacemos, siempre se puede mejorar con la formación adecuada.

¿Por qué es importante la inteligencia financiera en la planeación?

Hay una parte del cerebro que juega un papel crucial en la regulación de nuestras acciones para establecer objetivos llamado RAS (reticular activating system). El sistema de activación reticular (RAS) es un grupo de células ubicadas en la base del cerebro que procesa toda la información y los canales sensoriales relacionados con las cosas que necesitan nuestra atención en determinados momentos.

Un hecho interesante sobre la activación RAS es que nos da señales. Por ejemplo, una persona que tiene como objetivo formar una familia, es probable que vea más parejas y familias a su alrededor. El RAS es consciente de que nuestro objetivo está enfocado en formar una familia, por lo que elige registrar solo la información relacionada a eso.

Antes de decidir formar una familia, el RAS naturalmente habría filtrado dicha información. Es posible que esa persona haya visto a tantas parejas pasar mucho antes, pero nunca le prestó atención hasta el momento en que decidió pensar en formar una familia. redactar

Por eso mismo, la activación reticular funciona de 2 formas en el establecimiento de objetivos cuando hablamos de crear nuestro plan financiero:

1. Escribir metas: El RAS se activa con el simple hecho de poner nuestros objetivos en papel y lápiz. Ver nuestros objetivos escritos con palabras claras ante nosotros, sentir el toque del lápiz y  participar en el proceso del pensamiento ante la escritura de esos objetivos activa las funciones RAS y nos ayudará a que las cumplamos.

2. Objetivos de planificación: El arte de la imaginación es esencial cuando se trata de establecer objetivos y crear un plan financiero. Los estudios han demostrado que las personas que tienen el poder de visualizar sus objetivos antes de establecer sus acciones, tienen una mayor activación a nivel cerebral, por ende el cumplimiento de ese plan financiero será mucho más sencillo.

La activación de RAS ayuda a enfocar la mente para que preste atención solo a aquellas piezas de información que están relacionadas con las metas que buscamos alcanzar. Imaginar el éxito repetidamente y recordar nuestros objetivos financieros mantiene una estimulación constante en el RAS y promueve el establecimiento de objetivos y el alcance de nuestro plan financiero.

Los neurólogos que trabajan en la ciencia del establecimiento de objetivos han demostrado que el cerebro no puede distinguir entre la realidad y la realidad imaginada. Entonces, cuando nos damos una imagen del objetivo que queremos lograr, la mente comienza a creer que es real.

¿Cómo poner en práctica la inteligencia financiera en mi plan financiero?

Frank L. Smoll, un Ph.D. y un psicólogo que trabaja en la Universidad de Washington enfatizaron en tres características esenciales del establecimiento de metas, que llamó el ABC de las metas. Aunque sus estudios se centraron más en el atletismo y el establecimiento de objetivos orientados a los deportes, los hallazgos se mantuvieron para el cumplimiento de metas en general.

Smoll menciona que las metas efectivas son:

A - Alcanzables

B - Creíbles

C - Comprometidas

Sin embargo, si queremos ponerlo en práctica, el método más sencillo es a través de un FODA. Esta estrategia aunque parezca que solo se usa en un contexto profesional, se puede adaptar fácilmente para ayudarte a administrar tus finanzas personales. Por ende, te dejamos acá algunas preguntas para que te animes a crear el FODA de tu situación financiera.

Fortalezas:

  • ¿Qué tiene de bueno tu situación financiera?
  • ¿De qué logros financieros estás orgulloso?
  • ¿Cuáles son tus puntos fuertes en esta área de tu vida?

Debilidades:

  • ¿Qué es lo malo de tu situación financiera?
  • ¿Cuáles son tus debilidades en esta área de tu vida?
  • ¿Qué evitas hacer y por qué?

Oportunidades:

  • ¿Anticipas recibir algo de dinero en un futuro próximo?
  • ¿Cómo puedes aprovechar más tus puntos fuertes?
  • ¿Hay victorias fáciles que no estás aprovechando?

Amenazas:

  • ¿Anticipas algún gasto importante en el futuro cercano?
  • ¿Qué debilidades en mis finanzas podrían convertirse en amenazas?

Las metodologías de establecimiento de objetivos que ponen más énfasis en la creación de metas fáciles de cumplir tienen muchas más probabilidades de tener éxito y generar un mayor compromiso. Por eso, la inteligencia emocional financiera jugará un papel fundamental en el éxito final de nuestro plan financiero. 

Si establecemos metas según las fortalezas de nuestras finanzas, nuestro ciclo financiero, la naturaleza de nuestros ingresos y nuestros objetivos a futuro y nos comprometemos a seguir el plan hasta que alcancemos el objetivo, no hay forma de que no lo logremos tener una excelente inteligencia financiera.

¿Te gustaría hacer tu plan financiero asesorado por Tributi? ¡Suscríbete a nuestras actualizaciones y te enviaremos material para que construyas tu Plan Financiero paso a paso!

Para aprender más sobre estos temas síguenos en nuestras redes sociales, déjanos tus comentarios, mándanos una foto de tus metas escritas, etiquétanos, ¡o cómo prefieras! Pero cuéntanos cuáles serán tus objetivos financieros y qué plan financiero tienes en mente.

 Se despide Mae, nos vemos en una próxima edición, y no olvides:

El ahorro de hoy es el cumplimiento de tus metas y el bienestar de mañana.