Siguiendo con los análisis de las declaraciones de renta de los funcionarios del Estado, ahora el turno es para la actual alcaldesa de Bogotá Claudia López. Al igual que los dos funcionarios anteriores, su declaración de renta no arrojó saldo a pagar, sino que por el contrario arrojó saldo a favor. A continuación, presentamos un análisis de esta declaración. 

Lo que nos parece normal

En el 2018 la alcaldesa recibió ingresos totales por $237 millones; de este monto $232 millones corresponden a rentas de trabajo (es decir, que recibió dichos ingresos por salarios, honorarios o prestación de servicios); sobre estos ingresos hizo aportes a salud y pensión por $20.036.000, los cuales se ven correctos, pues están de acuerdo con los ingresos; además, tomó deducciones por $75.795.000, valor que se ve bien y no supera los límites legales; luego de aplicar los cálculos correspondientes, se determinó un impuesto de renta de $26.328.000, pero, debido a que durante ese año le practicaron retenciones en la fuente por $29.633.000, su declaración de renta arrojó un saldo a su favor de $3.305.000. (1)

(1) Recuerda que la retención en la fuente es un sistema de recaudo anticipado del impuesto de renta que se aplica sobre los ingresos que recibes mensualmente; es decir, mes a mes vas adelantando tu pago del impuesto a la DIAN.

En cuanto a los ingresos por rentas no laborales y a los ingresos por rentas de capital, que son aquellos que se generan por arrendamientos de bienes, intereses o rendimientos, son valores muy pequeños, por lo que sobre estos no se generó impuesto de renta. 

Lo que nos parece raro

Al igual que la vicepresidente Martha Lucía Ramírez, Claudia López también presentó la Declaración de Bienes y Rentas y Registro de Conflictos de Interés en donde debía reportar los ingresos y los bienes que tuvo en el 2018; llama la atención que en esta no se reportaron ingresos por salarios, y los informados por honorarios y otros conceptos suman $31 millones, valor muy diferente a los $237 millones por ingresos que reportó en su declaración de renta; pero vale notar que los ingresos reportados en la declaración de renta son considerablemente mayores, y que fue sobre estos que finalmente se calculó el impuesto a pagar. 

Patrimonio alto tampoco le generó impuesto

En su declaración de renta, López reportó bienes por $838 millones entre los que se encuentran cuentas de ahorros y corrientes, ahorros de cesantías, apartamentos, una casa y un vehículo, y deudas por $52 millones por un crédito hipotecario y tarjetas de crédito; con esto el patrimonio líquido de la alcaldesa fue de $786 millones sobre los cuales se calculó una renta presuntiva igual a cero. Por ello, y no habiendo otra opción, su impuesto se calculó sobre sus ingresos.


De acuerdo con la información a la que tuvimos acceso, podemos concluir que la declaración de renta de Claudia López tiene sus cálculos correctos y que los aportes y deducciones que utilizó para disminuir su impuesto se encuentran de acuerdo con el nivel de sus ingresos y dentro de los límites permitidos por la norma. Además, aunque la información de la declaración de renta y de la declaración de bienes y rentas y registro de conflictos de intereses no coincide en un 100%, se tomaron los ingresos más altos para calcular el impuesto de renta, punto a favor de Claudia.