Gustavo Bolívar, el senador por la Lista de la Decencia, tuvo un impuesto de renta a pagar de $1.527 millones de pesos, cifra que difiere ampliamente con las declaraciones de renta de los funcionarios que hemos analizado hasta el momento. Pero, ¿a qué se debió este monto tan elevado? En breve te lo contamos.

Con ingresos altos 

Al revisar la declaración de renta de Gustavo Bolívar, nos encontramos con que en el 2018 el senador tuvo ingresos totales por $4.630 millones, de los cuales $552 millones corresponden a salarios, cesantías y honorarios, y los otros $4.078 millones provienen de rentas de capital que pueden ser arrendamientos, intereses, rendimientos financieros, derechos de autor, propiedad intelectual, etc.

Sobre los $552 millones por rentas de trabajo, Bolívar hizo aportes a salud y pensión por $144 millones, valor que está bien pues se calculó de acuerdo con sus ingresos, y tuvo deducciones por $157.882.000, que pudo tomar sin problema pues no supera el límite permitido; sobre estos ingresos se determinó un impuesto de renta de $64.042.000. Hasta ahora, todo normal.

En cuanto a los $4.078 millones por rentas de capital, que parecen ser producto de un buen negocio hecho por él o tal vez provienen de regalías por derechos de autor o por la explotación de obras artísticas, pues recordemos que, antes de ser senador, Gustavo Bolívar era guionista y director de cine, el senador restó $1.423 millones como costos y gastos, obteniendo así los $2.654 millones sobre los cuales calculó un impuesto de renta de $911.584.000; cabe señalar que, el senador reportó deducciones asociadas a sus rentas de capital por $407 millones de pesos, pero no tuvo este valor en cuenta para disminuir su impuesto, a pesar de que los pudo haber aplicado. 

Al sumar ambos impuestos, el senador tuvo un impuesto total de $975.626.000, pero en su caso, los $64.579.000 de las retenciones que le practicaron en el 2018, no fueron suficientes para cubrir el impuesto generado, por lo que sí se le generó un impuesto a pagar. Adicionalmente, Gustavo Bolívar tuvo que calcular el anticipo del impuesto de renta* para el 2019 por $645.619.000, obteniendo finalmente un saldo a pagar por renta de $1.527.971.000 (1). Aquí también todo está normal.

(1) Recuerda que el anticipo se calcular tomando el impuesto a cargo y multiplicándolo por 75%, al resultado se le restan las retenciones en la fuente del año y el valor que esta operación arroje es la que corresponde al anticipo; también se puede calcular tomando el impuesto a cargo del año y el del año anterior, y el promedio se multiplica por el 75%, se le restan las retenciones en la fuente, y el valor resultante es el anticipo de renta. El procedimiento se puede escoger a voluntad de la persona que está declarando.


Gustavo Bolívar también tiene un patrimonio muy alto

En su declaración de renta, Bolívar reportó deudas por $1.757 millones y bienes por $5.486 millones entre los que se encuentran: cuentas de ahorros, cuentas corrientes, acciones, casas, apartamentos, lotes y un yate en Miami; así, su patrimonio líquido en 2018 fue de $3.728 millones (el patrimonio líquido es igual a los bienes menos las deudas). Cabe anotar que, sobre el patrimonio se calcula algo llamado “Renta Presuntiva”, que es la rentabilidad mínima que el Estado colombiano espera que generen tus bienes; ésta renta presuntiva se determina como el 3.5% de tu patrimonio.

La renta presuntiva de Bolívar fue de $98 millones, mucho menos que los ingresos que recibió en el 2018, por lo que se tomaron sus ingresos para calcular su impuesto.


En conclusión, el impuesto a pagar del senador estuvo acorde con los ingresos que recibió en el 2018; sobre las rentas de trabajo hizo los aportes a seguridad social que indica la norma y se tomó deducciones por debajo del límite permitido. En cuanto a los ingresos por rentas de trabajo, el impuesto parece calculado correctamente, pues disminuyó costos y gastos que superan por poco una tercera parte del ingreso y, adicionalmente, optó por no tomar las deducciones permitidas para disminuir un poco más su impuesto.

Hasta ahora, parece ser de los pocos congresistas a quienes su declaración de renta le ha dado impuesto a pagar.