No necesitas un empleo con mayor sueldo o heredar dinero de un familiar multimillonario para tener una buena vida financiera. Una mejor administración del dinero es todo lo que necesita la mayoría de personas para reducir sus gastos,  mejorar su habilidad de ahorrar e invertir, así como alcanzar metas financieras que antes creían  imposibles.  

Incluso si sientes que tus finanzas personales están estancadas en un callejón sin salida, hay varias cosas que puedes hacer para mejorar tu situación actual. A continuación te presentamos 7 acciones con las  que puedes iniciar: 

1. Mantén un registro de tus gastos para mejorar tus finanzas 

Si no sabes en qué o dónde gastas tu dinero cada mes, existe una alta probabilidad de que debas revisar y mejorar tus hábitos de uso y consumo. 

Una mejor administración del dinero inicia al tener conciencia de los gastos, pero también de los ingresos. Por eso te invitamos a descargar nuestra plantilla de presupuesto gratuita  para que lleves un registro completo e identifiques qué ajustes debes hacer a la hora de distribuir la plata. 

Además, puedes usar apps creadas específicamente para registrar tus gastos, como es el caso ‘MoneyTrack’, para así ver qué tanto gastas en bienes y servicios no esenciales, tales como  entretenimiento, recreación, cenas, o incluso esa golosina diaria. Una vez que identifiques esos hábitos, podrás crear un plan para mejorar lo que esté mal.

Si la mayoría de tus compras y pagos son con tu cuenta de ahorros, corriente o tarjeta de crédito también puedes revisar tus movimientos y ver las estadísticas que las aplicaciones bancarias te dan para establecer qué porcentaje de dinero usas en las diferentes categorías ahí establecidas (mercado, restaurante, facturas, etc). Si bien la mayoría no contienen información 100 %  precisa, esos datos te pueden dar un panorama general de cómo distribuyes tus gastos mes a mes.

2. Crea un presupuesto mensual realista  

Toma como base tus ingresos netos del mes y tus hábitos de gasto esencial  mensual, solo así podrás establecer un presupuesto que puedas cumplir y mantener a cabalidad. 

De nada sirve que crees un presupuesto donde se eliminen las cenas o comidas de restaurante cuando lo normal es que las pidas a domicilio 4 veces por semana. Como te lo hemos dicho antes, las finanzas personales tienen más de personales que de financieras, así que crea un presupuesto que se adapte a  tu estilo de vida y hábitos de consumo, recuerda descargar nuestra plantilla gratuita para lograrlo.

Lo ideal es que veas al presupuesto como una forma de motivarte a mejorar tus hábitos de consumo,  tales como cocinar en casa con mayor frecuencia, pero a la vez debes darte una dosis de realidad para no fallar en el intento de cumplirlo, pues es la única forma que este método  funcione. 

Si quieres aprender a crear tu presupuesto paso a paso, ¡ingresa aquí!

3. Crea tu fondo de emergencia

Es momento de prepararte para los imprevistos que puedan surgir y afectar tu bolsillo, así que una de tus prioridades debería ser crear tu fondo de emergencia. No importa si inicias aportando poco dinero mes a mes, la idea es que puedas crear el colchón financiero que necesitas en caso de situaciones inesperadas que puedan desestabilizar tu vida financiera.

Lo ideal es que tu fondo de emergencia pueda llegar a cubrir hasta 4 meses de gasto, en caso de quedarte sin empleo, por ejemplo. Pero podrás usarlo para situaciones como reparar tu carro, comprar algún electrodoméstico esencial que dejó de funcionar o cubrir algún gasto médico importante.

Aprende a construir tu fondo de emergencia paso a paso aquí.

4. Paga tus facturas al final del mes 

Ser una persona cumplida con el pago de tus facturas es una forma fácil y sabia de manejar tu dinero, ya que al hacerlo ganas grandes beneficios, como construir un buen historial crediticio, pero ante todo, evitas gastar de más en recargos por mora.

Recuerda que un buen puntaje de crédito te abre las puertas de las entidades financieras, ya que cuando pagas a tiempo y cumples con tus responsabilidades, por mínimas que sean, como por ejemplo, estar al día con tu plan de celular, te estás ganando la confianza de esas instituciones.

5. Dile adiós a las suscripciones o membresías que ya no usas

¿Estás suscrito a servicios de streaming  que ni recordabas? ¿Tienes membresía en un club o  almacén al que ya no vas? ¿Pagas el gimnasio mes a mes prometiéndote ir pero nunca lo haces? Sabemos que es fácil olvidarte de esas suscripciones que dejaste de usar hace algún tiempo pero que aún tienes activas  y se siguen cobrando de forma automática desde tu cuenta bancaria.

Por eso, es hora de decirle adiós a lo que  dejaste de usar y que sigue representando un gasto para ti. Es necesario que pienses bien y reconsideres si vale la pena seguir pagando por algo que no usas.

6. Ahorra dinero para hacer compras grandes 

Hay compras grandes e importantes que sin lugar a dudas requieren de un préstamo y esa deuda está dentro de lo que podríamos considerar saludable financieramente. Como la adquisición de tu casa propia o las instalaciones de tu negocio. Sin embargo, hay otras compras que por más grandes que sean no deberían hacerse a través de crédito, sino por la vía del ahorro.

La razón es simple, cuando compras un carro completamente a crédito, por ejemplo,  terminas adquiriendo una deuda muy costosa que derivará en altos intereses, un flujo de caja comprometido por años e incluso en la imposibilidad de hacer inversiones o nuevas compras en ese lapso. Mientras que si ahorras por lo menos la mitad o una parte de ese vehículo, no tendrás una deuda tan cara y podrás salir de ella más rápido.

7. Inicia una estrategia de inversión 

Incluso si tu capacidad de invertir es limitada, las contribuciones pequeñas pueden ayudarte a  hacer que tu dinero trabaje para ti de verdad.

Recuerda que en Tributi tenemos el Curso de Ahorro e Inversión para Principiantes y puedes hacerlo completamente gratis a través de nuestras becas del 100%. Atrévete a aprender y construir hábitos que mejoren tu vida financiera. 

Modificar nuestros propios hábitos es la forma más acertada de llevar nuestras finanzas personales a un nuevo nivel. Algunos son más fáciles de cambiar que otros, pero si te comprometes con esta transformación, adquirirás gran habilidad para administrar tu dinero y sacarle el máximo provecho toda la vida. 

Si te gustaron estos consejos, no te puedes perder nuestro blog 11 cosas que jamás deberías hacer con tus finanzas personales. Pero no sin antes escribir en los comentarios en qué hábitos debes trabajar para mejorar el manejo del dinero, ¡te leemos!