Diciembre es un mes de muchas tentaciones de consumo: regalos de Navidad, amigo secreto, ropa nueva, vacaciones, mayor gasto en comida y bebidas y, por lo tanto, es muy fácil dejarnos llevar por este ambiente de gasto.

Cifras de la consultora Raddar indican que en el último mes del año los colombianos gastamos, en promedio,  $80 billones, de estos alrededor de $20 billones se gastaron en 2020, para celebrar la Navidad.

Por ello, para muchos el dinero adicional que se recibe para esta época (primas y bonificaciones) no les alcanza para nada y llegan a enero sin un peso en el bolsillo y con las tarjetas de crédito copadas, mejor dicho con guayabo financiero.

En este blog te enseñaremos de una forma sencilla, cómo rendir la prima de diciembre para llegar a enero con dinero.

¡Comencemos!

¿Qué hacer para que esto no nos pase?

Uno de los errores más frecuentes, comentó David Nieto Martínez, director del programa de Finanzas de la Universidad El Bosque, es gastarse la prima antes de recibirla y no realizar una buena planificación de este recurso, lo que lleva a que se compren productos que no son tan necesarios en esta época. Es así como el dinero llega pero igualmente sale del bolsillo sin realizar ninguna inversión productiva.

Para lograr cambiar este panorama y que enero no te encuentre sin plata, no solo se requiere dar un buen uso de los recursos de la prima sino interiorizar una cultura financiera, a lo largo del año, que incluye hacer un presupuesto y ahorrar.

En el caso del profesor David Nieto las recomendaciones para hacer un uso efectivo de la prima son:

  • Haz un listado de cosas que necesitas. De esta manera no comprarás artículos por antojos.
  • Destina un porcentaje para ahorrar. Pensar en el futuro es una buena opción, si te es posible guarda una parte de la prima en una cuenta de ahorros, CDT, fiducia, entre otras alternativas de inversión. No importa si el monto es pequeño.
  • Paga tus deudas con entidades financieras. Esto con el fin de reducir los intereses generados por las diferentes obligaciones, de esta forma mejorarás la capacidad de endeudamiento para proyectos de emprendimiento futuros o posibles viajes.
  • Piensa en gastos futuros. Aprovecha la llegada de la prima para los pagos importantes de 2022, como los impuestos, el valor de las matrículas de tus hijos o educación propia, entre otros.
Registrate alcurso de planeación financiera

El ahorro constante a lo largo del año, y aprovechar bonificaciones especiales como el dinero de la  prima para invertir, es clave para que cada uno de nosotros cumpla con sus objetivos y no lleguemos a diciembre sin dinero. De lo contrario, tendremos que recurrir siempre al endeudamiento con sus consecuencias negativas en nuestras finanzas.

Para lograr este objetivo, el economista Jaime Collazos plantea también cinco claves:

1. Gasta de acuerdo a tus metas de vida. Es importante que tengas objetivos claros de corto, mediano y largo plazo.  Cuando te comprometes con esto empiezas a gastar con enfoque.  “Esto quiere decir que gastarás solo lo necesario que te conduzca a dichos objetivos. Por el contrario, cuando no se tienen metas claras, gastamos sin control. Es como si estuvieras piloteando un avión sin un destino fijo: aterrizarías en el primer destino al que te inviten, gastándote el combustible necesario para llegar al destino ideal donde deberías ir".

2. Haz provisiones. Dado que en la época decembrina se gasta mucho más dinero de lo habitual, es un buen hábito que ahorres cada mes del año con el objetivo de recaudar unos recursos para complementar los gastos de fin de año. Así la prima podrá tener otro destino.

3. Si ahorras a lo largo del año puedes usar la prima para pagar deudas y/o invertir. De esta manera estarías dando tu primer paso para crear ingresos adicionales. Recuerda que las deudas tarde que temprano se tienen que pagar y que invertir ya es una obligación para poder vivir en un mercado laboral y sistema pensional cada vez más incierto.

También puede interesarte nuestro blog: 'Cómo salir de deudas, te damos las estrategias'.

4. Debes entender que los descuentos en los productos no son un ahorro y que si no tienes el dinero presupuestado para hacerlo es mejor no antojarse de nada, es decir no comprar.

5. Gasta como un pesimista. Es una estrategia que necesita de mucha inteligencia emocional para no llevar ese pesimismo a tu vida en general. Este hábito consiste en entender que la economía es de ciclos y por ende se repiten las crisis una y otra vez. Como algunas de estas pueden ocurrir en cualquier momento, debes gastar de manera responsable y en artículos que ganen valor en el tiempo para que cuando sucedan de manera repentina, o por alguna razón llegases a perder tu empleo, puedas estar sin deudas y tener la posibilidad de vender los artículos que compraste en el pasado y que han ganado valor.  Entonces, gastar como un pesimista implica comprar lo necesario, sin ser tacaño y tratando de vivir cómodamente.

Para muchos expertos la prima de servicios (y las cesantías, igualmente) puede ser la base de una inversión inteligente, puesto que ese dinero podría ser el primer aporte para participar de un fondo de inversión.

Es decir, no solo ahorrar o dejar tu dinero en la cuenta de ahorros, sino tratar de que este recurso produzca mucho más interés.

En ese propósito, Eduardo Cortés, experto en el tema, explicó que hay que tener en cuenta tres aspectos:  el objetivo, por ejemplo, si quieres comprarte una casa con tu ahorro, un carro nuevo, hacer el viaje de tu vida, asegurar una jubilación o, simplemente, hacer crecer tu dinero.

Lo segundo necesario es definir un plazo, si no necesitas disponer del dinero ahorrado en el corto plazo, puedes entrar en fondos que tengan pactos de permanencia (a uno o más años, por ejemplo), pues en la mayoría de los casos, la rentabilidad se consigue con la constancia a largo plazo. 

Y la tercera clave es el riesgo que estás dispuesto a asumir. Por ejemplo, dice el experto, que los fondos de inversión colectiva generan esa cultura de ahorro que permite cumplir los objetivos y sueños que se tienen para la vida. Con  $200.000 cualquiera puede inscribirse en un fondo de inversión.

Todas estas estrategias van enfocadas a que ahorres una parte de tu salario o de los ingresos extraordinarios que tengas, inviertas y no compres sin planeación. De esta forma no solo tendrás dinero en enero sino a lo largo de todo el año.

Muchas gracias por estar aquí, nos vemos en una próxima oportunidad para ayudarte a tomar las mejores decisiones financieras.

Si te gusta este tema y quieres aprender más sobre el ahorro te invitamos a leer nuestro blog: 'Cómo ahorrar dinero: 11 consejos sencillos'