Muchos creen que ahorrar significa abstenerse de disfrutar la vida, pero eso no es cierto. Se puede ahorrar de forma natural y sin sentir que haces un gran sacrificio cuando aprendes hábitos financieros saludables y le das más importancia al futuro; porque si bien la vida es una sola, no es tan corta como para dejar de pensar en el mañana. 

Así que para cumplir esas grandes metas que tienes en mente, debes proyectarte y hacer del ahorro una de tus prioridades. Está en tus manos detener el ciclo de vivir de sueldo a sueldo y pagando deudas que nunca acaban con un simple secreto: hacer un presupuesto de base cero antes de que comience el mes. 

Como te hemos explicado en otros blogs, el presupuesto debe ser intencional, pues este te ayudará a crear un plan para que puedas ver a  dónde va tu dinero y averiguar cuánto puedes ahorrar realmente cada mes. Aprende a construirlo paso a paso aquí. 

Ten presente que cuando elaboras tu presupuesto le estás dando un nombre a cada billete o le asignas un propósito antes de  ahorrarlo o gastarlo. Como lo más importante no es cuánto dinero ganas, sino cómo lo usas y lo gastas, te daremos 11 consejos y hábitos financieros súper sencillos que debes poner en práctica para ahorrar dinero sin tener que hacer un gran esfuerzo.

1. Compra con descuentos

Antes de comprar cualquier cosa, cotiza en distintos lugares el mejor precio. Además, la próxima vez que  vayas a algún evento o salida social, pregunta si hay algún descuento para estudiantes, profesores, adultos mayores, etc., o qué días la carta está con un porcentaje significativo de descuento y organiza tu cita para ese día. Deja a un lado la pena, eso no te lleva a nada, pero ahorrar sí te trae muchos beneficios, así que lánzate. 

2. Aprovecha tu caja de compensación o fondo de pensiones 

Todos los empleados formales en Colombia cotizan pensión y tienen caja de compensación familiar, pero son muy pocos los que aprovechan los beneficios que estas instituciones ofrecen. Que no te pase a ti, date a la tarea de revisar las facilidades que estas entidades tienen para ti y sácales el máximo provecho. Ingresa hoy a sus páginas web o llama y pregunta, ¡no te quedes sin la oportunidad de ahorrar!

3. Bájale a tu plan de celular

La mayoría de las personas no consume todos los datos móviles, ni mucho menos los minutos que estos contienen. Así que si tu plan pospago compite con costos importantes como el de tu mercado mensual, es hora de reducirlo, ya sea porque llames a tu compañía móvil y negocies directamente con ellos o porque la cambies. Recuerda que estas empresas siempre van a intentar retenerte y darte mejores precios para evitar que te vayas, aprovecha eso y llama.

4. Ejercítate en el autocontrol

Haz la prueba y evita comprar cosas no esenciales por una semana, o tal vez un mes;  considéralo como un reto de autocontrol. Mientras estás en ello, haz un inventario diario de lo que tienes y por lo que sientes agradecimiento, esto puede ayudarte a reducir e incluso a eliminar el ‘quieroteneritis’ de  tu sistema. 

Otra forma de congelar tus gastos es cocinar usando solo los ingredientes que ya tengas en casa, así evitas desperdiciar pero también salir a las tiendas a hacer compras impulsivas. ¿Te ha pasado que vas por arroz y llegas con galletas, vinos, chocolates y demás? A todos nos ha pasado, así que es hora de trabajar en ello.

5. ¡Hazlo tú mismo! 

Antes de pagar por el baño de tu mascota, el maquillaje para un evento o la instalación de repisas en tu casa, ¿has intentado hacerlos tú mismo? Usualmente el costo de materiales no es tan alto como la mano de obra y encargarte de estas labores pequeñas puede ayudarte a ahorrar bastante dinero. Además, ¿para qué pagarle a otra persona por algo que tú mismo puedes hacer?

6. No vayas tan seguido a las tiendas y cafeterías

Puede doler un poco, pero en lugar de gastar $8.000 en un café espresso o americano diario, puedes  ahorrar dinero si lo preparas en casa. Pero también puedes ganarte unos pesos si en vez de comprar galletas en la tienda, compras un paquete con 12 unidades cuando estés haciendo mercado.

Ojo, no estamos diciendo que tengas que vivir de café instantáneo, pero aún así los granos de café o bolsas de diferentes marcas pueden llegar a ser una inversión más económica que simplemente comprarlo en la cafetería todos los días. 

7. Aprovecha las bibliotecas

Antes de agregar a tu carrito de compras ese nuevo libro que viste, podrías revisar si está disponible en  la biblioteca física o digital para pedirlo prestado, así mismo puedes buscar en sitios o  paginas que vendan libros de segunda o restaurados, esa es una buena opción para disfrutar de  tus autores e historias favoritas sin gastar de más. 

8. ¿Qué tal unas vacaciones en casa?

Si tu meta actual es ahorrar dinero, salir del país  a disfrutar las vacaciones no es una buena idea. ¿Qué tal si en lugar de pasear con tu familia en Orlando, Florida, intentas hacer turismo en  tu propia ciudad? 

De esta forma no solo ahorrarás cientos o millones de pesos, sino que también te darás la oportunidad de explorar y disfrutar todo lo que ofrece tu propia ciudad.

Si ya llegaste de vacaciones y quedaste lleno de deudas de las que no has podido salir, lee este blog y resucita tus finanzas personales.

9. Usa cupones y aprovecha las promociones de ‘cashback’ 

Siempre que compres algo, investiga si puedes acceder a descuentos y aprovecha todas las promociones que tengas a tu alcance. 

Hoy en día no tienes que recortar cupones del periódico o del directorio para obtener algún descuento, muchas aplicaciones móviles ya los traen incorporados, incluso algunos almacenes y restaurantes también. Asimismo, la mayoría de bancos están ofreciendo cashback si superas cierto límite de compra. Usa todas estas oportunidades para comprar lo que realmente necesitas a buen precio.

10. Refinancia tus deudas

¿Has revisado si actualmente la tasa de interés que tienen los bancos es menor que la de tus créditos e hipoteca? Revisa las cuentas y verifica si refinanciarlas puede beneficiarte reduciendo los intereses y minimizando el gasto en la misma.

Aprende aquí todo sobre la compra de cartera y paga menos en intereses y comisiones.

11. Vende todo lo que no uses y  te haga bulto

¿Eres acumulador(a)? Marie Kondo tuvo una idea brillante y es muy simple. Limpia tu hogar de aquello que no necesites y puedas dejar ir por el bien de tu futuro financiero. 

¿Aún tienes el mueble viejo que te heredó tu  abuela pero ya no sabes dónde ponerlo? Véndelo. ¿Cuentas con ropa que nunca usas? Véndela. Te sorprenderá la cantidad de cosas inútiles que tenemos en casa, esas que no usamos ni percibimos su  existencia, pero el dinero que obtendrás al venderlas puede hacer la diferencia. Sin embargo, más allá de eso, deshacerte de lo que te hace ruido te permite estar en sintonía con lo que realmente necesitas.

 

Hemos llegado a la parte final de este blog, si tienes preguntas o comentarios, ¡escríbenos! Y si quieres aprender más tips de ahorro sin tanto esfuerzo, ¡haz clic aquí!

Recuerda que en Tributi siempre te ayudamos a tomar las mejores decisiones con el dinero y a pagar el mínimo impuesto posible en tu declaración de renta. Nos vemos en una próxima edición, no sin antes invitarte a aprovechar nuestras becas del 100% en todos nuestros cursos. Si quieres una recomendación, puedes comenzar con el Curso de Finanzas Personales y Planeación financiera.