Siguiendo con los análisis de las declaraciones de renta de los funcionarios del Estado, continuamos con la senadora del Partido Alianza Verde, Angélica Lozano, a quien, al igual que algunos de los funcionarios que ya hemos analizado, su declaración de renta no resulta en saldo a pagar. En breve te contamos por qué. 

Con ingresos normales

Angélica Lozano reportó en su declaración de renta ingresos de $437.5 millones por rentas de trabajo, que coinciden con el salario que recibían los senadores en el 2018; sobre estos hizo los aportes a salud y pensión que establece la ley y, adicionalmente, tomó deducciones que no supera los límites permitidos; hasta aquí todo está normal. Por estos ingresos la senadora tuvo un impuesto de renta de $63.3 millones, pero como le practicaron retenciones en la fuente en el 2018 por $60.3 millones y, adicionalmente, tenía un saldo a favor calculado en el 2017 de $8.2 millones, su declaración finalmente arrojó un saldo a favor de $5.239.000.

La senadora también reportó en su declaración $167.7 millones de rentas no laborales, sobre las cuales no se determinó ningún valor por impuesto de renta; es posible que estos ingresos correspondan a donaciones que recibió para su campaña electoral, pues la norma indica que estos ingresos son renta no gravada; y es normal que haya recibido este tipo de donaciones porque el 2018 fue época electoral. De ser así, está bien que sobre dichos ingresos no se haya generado impuesto alguno. 

Por otra parte, llama la atención que, en la declaración de Bienes y rentas y conflictos de intereses (otra declaración que deben publicar los funcionarios del Estado), la senadora informó ingresos por arriendos de $28.8 millones, pero este valor no fue incluido en la declaración de renta, pues por rentas de capital solo se reportaron $511 mil. Cabe mencionar que, si los $28.8 millones se hubieran reportado en la declaración, es posible que hubiera generado impuesto de renta por este concepto, pues para el 2018 se empezaba a liquidar a partir de $20 millones. Sin embargo, aclaramos que no tuvimos acceso a toda la información con la cual se elaboró la declaración de renta y que desconocemos la razón por la cual este ingreso no se incluyó en la declaración. 

En cuanto a su patrimonio, Angélica Lozano reportó bienes por $398.7 millones entre los que se encuentran cuentas de ahorros, cuentas corrientes, cuentas AFC y apartamentos; y deudas por $92.7 millones compuestas principalmente por tarjetas de crédito, créditos de libranza y un crédito hipotecario; así, su patrimonio líquido en el 2018 fue de $306 millones; aquí también resulta llamativo que el valor de las deudas reportado en la declaración de renta sea inferior al que informó en la declaración de Bienes y rentas y registro de conflicto de intereses; pero desconocemos el por qué de estas diferencias, y como no hemos tenido acceso a toda la información con la cual se elaboró esta declaración, no pudimos establecer cuál valor es el real. 

Sin embargo, aclaramos que esta diferencia no afecta el cálculo del impuesto pues este se determinó sobre los ingresos; además, recuerda que la renta presuntiva (1) se debió calcular sobre el patrimonio del 2017 (no tuvimos acceso a esta información), que, de acuerdo con la información de la declaración fue de $4.1 millones, pero como este valor es mucho menor que los ingresos que recibió en el 2018, se tomaron sus ingresos para calcular su impuesto.

(1) Sobre el patrimonio se calcula algo llamado “Renta Presuntiva”, que es la rentabilidad mínima que el Estado colombiano espera que generen tus bienes; para el 2018, ésta renta presuntiva se determinó como el 3.5% de tu patrimonio.

En conclusión 

Teniendo en cuenta la información que revisamos, podemos concluir que, el impuesto calculado sobre los ingresos laborales de la senadora, se determinó correctamente pues los cálculos se hicieron de acuerdo con las indicaciones de la norma. Sin embargo, llaman la atención las diferencias presentadas entre la información reportada en la declaración de renta y la declaración de bienes y rentas y registro de conflictos de intereses, pues en el caso de los ingresos, es posible que afectara el valor final de la declaración; pero como no tuvimos acceso a toda la información, no pudimos establecer cuáles datos son los correctos y determinar de una manera precisa si efectivamente la inclusión de estos ingresos hubiera cambiado el saldo a favor de su la declaración.