Las retenciones en la fuente cumplen un papel importante en el cálculo de tu impuesto de renta, puesto que, estas son un valor que pagas por anticipado y que puedes descontar del impuesto de renta que se liquida en tu declaración; se podría decir que las retenciones en la fuente son un pago adelantado de tu impuesto de renta.


Ahora bien, en la declaración de renta debes realizar diversos cálculos, dentro de los que se encuentra el anticipo del impuesto de renta, que consiste en determinar un valor de tu impuesto de renta del año siguiente, con base en el impuesto liquidado en el año que vas a declarar; cabe mencionar que es obligatorio que hagas este cálculo, pues no incluirlo en tu declaración sería incorrecto.


Para explicar el cálculo del anticipo de renta utilizaremos el método de línea recta que se aplica de la siguiente manera: debes tomar el impuesto neto de renta del año gravable y multiplicarlo por el porcentaje que corresponda de acuerdo al número de veces que hayas declarado: si es el primer año que declaras se multiplica por el 25 %; si es el segundo año que declaras, por 50 % y si es el tercer año o llevas más declarando, se multiplica por el 75 %. Al valor resultante, le debes restar las retenciones en la fuente que te practicaron durante el año que estás declarando. 


Para entender lo anterior veamos un ejemplo: supongamos que una persona que presentará su declaración de renta por segunda vez, tuvo impuesto neto de renta $2.000.000 y le practicaron retenciones en la fuente por valor de $750.000; su cálculo del anticipo es:


$2.000.000 * 50 % = $1.000.000 - $750.000 = $350.000


Como vemos, las retenciones que te practiquen en el año tienen un impacto importante en el anticipo de renta, puesto que, entre mayor sean las retenciones, menor será el resultado al calcular el anticipo. Así, al tener unas retenciones en la fuente de acuerdo con tus ingresos, es posible que el resultado de tu anticipo de renta para el año siguiente será cero.


Por lo anterior, es importante que el cálculo de las retenciones en la fuente que te practiquen durante el año sean las adecuadas, pues como vimos anteriormente, afectan los cálculos adicionales que debes hacer en tu declaración de renta y el impuesto de renta que finalmente deberás pagar.