Cuando hacemos un plan de ahorro e inversión siempre nos hacemos la misma pregunta: ¿cuánto dinero debería ahorrar e invertir? Y aunque no existe una respuesta correcta para todo el mundo, ya que todos tenemos circunstancias, necesidades y objetivos diferentes, la recomendación generalmente es ahorrar entre 10% y 20% del ingreso mensual. Sin embargo, esto no es ni una camisa de fuerza, ni posible para todo el mundo. Al final, más importante que la cantidad, es adquirir el hábito.

Planear un presupuesto de acuerdo a porcentajes, como por ejemplo, 55% destinado a gastos generales como alimentación, vivienda, transporte, salud, etc.; 10% para entretenimiento y diversión, 5% para imprevistos, 10% para donación, 10% para educación y crecimiento personal y 10% para inversión, es ideal, pues permite crear equilibrio en todas las áreas de la vida. Además, llevar a cabo esta práctica hace que en el momento en que se incremente tu ingreso, también puedas incrementar el monto destinado a cada uno de los rubros, para que de este modo todo crezca de manera equilibrada. 

Sin embargo, aunque establecer un porcentaje para todo es lo ideal, la realidad es que no siempre es posible hacerlo, esto depende en gran medida del nivel de ingresos y del estilo de vida de cada persona. Si los ingresos son bajos, lo más seguro es que el 55% de estos no sea suficiente para cubrir lo básico y entonces el plan se queda solo en eso, en un plan.   


Entonces, ¿cuánto debería ahorrar?

La recomendación que te puedo dar es hacer un presupuesto que se adapte a ti y en el que se incluya un monto mensual destinado al ahorro y a la inversión. Si este puede ser entre el 10% y el 20% de tus ingresos mensuales, ¡excelente! Vas por muy buen camino hacia el crecimiento de tu patrimonio. Pero si no es así, no importa, elige el monto que puedas y empieza un plan que te permita ir incrementado el porcentaje año a año.  


¿Qué debo hacer para ahorrar de verdad y no caer en la tentación de gastar el dinero?

Una vez tengas definido el monto mensual que destinarás al ahorro, tendrás que asegurarte de separar ese dinero en el momento en que te paguen. Es importante que sea antes de empezar a gastar, nunca al revés. 

¿Por qué? Porque si recibes tu ingreso y gastas primero, las probabilidades de que te quede plata al final del mes para cumplir con tu meta de ahorro son muy bajas, pues siempre encontraremos algo más en qué gastar, mientras que si lo primero que haces cuando recibas tu salario es pasar ese dinero a una cuenta separada de tu cuenta principal, no solamente aseguras tu ahorro, sino que dejas en tu cuenta principal únicamente lo que tienes disponible para gastar. Y si al final del mes te sobra dinero, puedes incrementar tu margen de ahorro con el excedente. Esto es lo que se conoce como ahorro residual. 

¿Cómo puedo aumentar mi margen ahorro?

Otra estrategia que podrías implementar para aumentar tu margen de ahorro, además de gastar menos, es incrementar el porcentaje que ahorras cada que te suban el salario. Digamos que hoy tienes ingresos por $5.000.000 y después de revisar tu presupuesto, solo puedes destinar $250.000 mensuales como ahorro para inversión, es decir, el 5% de tus ingresos. Como parte de tu plan de ahorro e inversión, te vas a comprometer con aumentar el porcentaje en un 3 % cada que te suban el salario. Si el próximo año tienes un incremento salarial del 10 %, quiere decir que tu nuevo salario es de 5.500.000 pesos y el porcentaje que vas a destinar para ahorrar e invertir pasará del 5% al 8%. O sea que pasarías de ahorrar $250.000 a ahorrar $440.000 mensuales.

Si haces esto cada año durante seis años seguidos, pasarás de ahorrar el 5% al 20% de tus ingresos casi que sin darte cuenta, pues podrás también aumentar tu nivel de gastos en los demás rubros, ya que este incremento del 3% solo representa una parte del incremento salarial. Cabe anotar que el 3% de aumento es solo un ejemplo, tu puedes definir el porcentaje que prefieras teniendo en cuenta tu situación actual, el porcentaje de ahorro al que quieras llegar y qué tan rápido lo quieres lograr.       

Ya estoy ahorrando, ¿pero cómo hago que mi dinero crezca? 

Una vez tengas definido tu plan de ahorro, es importante que elijas dónde guardar ese dinero. Recuerda que el dinero pierde valor en el tiempo debido a la inflación, que es la tasa a la que suben los precios de los bienes y servicios en el mercado. Por ejemplo, el valor de un litro de leche hoy, no será el mismo dentro de 3 años. Así que si tienes tus ahorros en un sobre debajo del colchón o en una cuenta de ahorros, ese dinero poco a poco irá perdiendo poder adquisitivo. Por eso es importante invertir tus ahorros, ya que hacerlo te permite proteger tu dinero de la inflación, y si eliges la inversión adecuada, podrás llegar a la meta que te traces antes de lo esperado. 

Recuerda que hoy en día no necesitas grandes sumas de dinero para empezar a invertir. Existen opciones como los fondos de inversión que te permiten invertir desde $20.000. La clave está en saber elegir el fondo de inversión, de acuerdo al tipo de ahorro que estás haciendo. Por ejemplo, si estás ahorrando para construir tu fondo de emergencia, necesitas una inversión de bajo riesgo, y a la vista. Es decir, que puedas disponer del dinero cuando lo necesites y que como mínimo te dé la rentabilidad de la inflación. Ahora, si el ahorro que estás haciendo tiene como objetivo invertir para hacer crecer tu patrimonio a largo plazo, puedes escoger una inversión con pacto de permanencia, de mayor riesgo y mayor rentabilidad, siempre y cuando vaya acorde a tu perfil. 

Si quieres aprender a aumentar tu margen de rentabilidad, te invitamos a hacer clic aquí.

En Tributi sabemos que ahorrar, a veces puede parecer difícil, pero vale la pena el esfuerzo, por eso lo primero y más importante es empezar, no importa si todavía no puedes ahorrar entre el 10% y el 20% de tus ingresos, seguro con el tiempo podrás ir incrementándolo, ten siempre presente que lo importante no es el monto sino el hábito. 

Y si quieres saber más sobre inversión, te invitamos a leer nuestro blog Invierte tus ahorros y gana rentabilidad.