Si tomas café constantemente es posible que tus finanzas personales se estén viendo afectadas. Sí, así como lo lees, un estudio realizado por un equipo de investigadores de la Universidad del Sur de Florida, determinó que beber café aumenta en gran medida las posibilidades de realizar compras impulsivas.

El ejercicio realizado por los investigadores consistió en ubicar una máquina de expreso en las entradas de dos establecimientos, los cuales eran; una tienda de interiorismo en Francia y un supermercado en España. 

Al entrar, más de 300 compradores recibieron una taza de café gratis, con aproximadamente 100 mg de cafeína y el resto recibió descafeinado o agua. Luego compartieron sus recibos con los investigadores al salir de las tiendas. 

Los resultados eran claros, las personas que tomaban una taza de café con cafeína antes de ir de compras gastaron un 50 % más de dinero y compraron casi un 30 % más artículos que los que bebían descafeinado o agua. 

“La cafeína es el estimulante más popular del mundo y una parte significativa de la población mundial la consume a diario a través del café, el té, las gaseosas y las bebidas energéticas. Los consumidores a menudo compran en línea y en tiendas físicas inmediatamente después o mientras consumen cafeína. Esto se ve facilitado aún más por la creciente prevalencia de cafeterías y también con algunas tiendas minoristas que tienen barras de café en la tienda y ofrecen bebidas con cafeína de cortesía”, asegura el estudio publicado en el Journal of Marketing.

Otro de los resultados fue que quienes consumieron cafeína compraron más artículos no esenciales, como velas perfumadas y fragancias. En tanto, se registró una pequeña diferencia cuando se trataba de compras "utilitarias", como implementos de cocina y canastas de almacenamiento.

Pero no es todo, los investigadores de la Universidad del Sur de Florida establecieron un cuarto experimento en un laboratorio y obtuvieron resultados similares, esta vez con respecto a las compras en línea. 

Dividieron el grupo de estudio de 200 estudiantes de escuelas de negocios entre los que bebían café con cafeína y descafeinado y les pidieron que eligieran qué artículos comprarían de una lista preseleccionada de 66 opciones.

Aquellos que bebían cafeína eligieron más artículos considerados compras impulsivas, como un masajeador, mientras que otros seleccionaron artículos más prácticos como un cuaderno.

Así que si tienes sed antes de ir de compras o durante ellas, es mejor dejar el café para después y tomar un vaso con agua o alguna bebida libre de cafeína.

¿Qué opinas de este estudio? ¿Te parece una locura o tu experiencia te dicta que el café puede ser una de las grandes causales de esas malas decisiones que has tomado a la hora de comprar? Escríbelo en los comentarios, ¡te leemos! Y no olvides compartir este blog con quienes necesitan conocer esta información.

Si quieres saber más sobre cómo evitar gastar innecesariamente lee nuestro blog ‘7 consejos para administrar el dinero’