Mucho se dice sobre la declaración de renta y en ocasiones algunas creencias están lejos de ser ciertas. Aquí derribaremos uno de los mitos que las personas asocian con declarar renta, para que siempre estés bien informado y tomes decisiones acertadas en tu vida tributaria.  

Hoy hablaremos del mito más común: ¿voy a tener un saldo a pagar al presentar la declaración? Veámoslo a continuación.  

Recordemos que la declaración de renta es un documento o informe que se presenta a la DIAN y resume toda tu actividad económica del año anterior. Por ejemplo, si debes declarar renta en el 2020 en este documento estarán los ingresos que recibiste en el 2019, los gastos relacionados con dichos ingresos, los bienes y deudas que tenías a 31 de diciembre de 2019 y algunas deducciones que puedes aplicar. 

Pero el hecho de declarar renta NO siempre significa que debas pagar impuesto ¿Por qué? Porque el impuesto no se calcula sobre los ingresos brutos que recibiste, sino que estos primero se someten a un proceso de depuración, es decir que se resta o se deducen algunos aspectos como: 

  • La retención en la fuente que te practicaron en el año sobre tus ingresos
  • Tus ingresos por dependientes económicos
  • Los pagos que hiciste a medicina prepagada o pólizas de salud
  • Los intereses que hayas pagado por créditos hipotecarios
  • Los aportes voluntarios a fondos de pensiones voluntarias y/o a cuentas AFC que realizaste en el año

Esta depuración genera un resultado final y sobre éste se calcula el impuesto de renta.

Valor cero o saldo a favor en tu declaración de renta

En muchas ocasiones la retención en la fuente que te practicaron durante el año sobre tus ingresos, compensa el impuesto generado en tu declaración. Esto quiere decir que es posible que al final no tengas que realizar ningún pago por impuesto de renta. En otras palabras, presentas tu declaración de renta pero no pagas impuesto. 

Otra cosa que puede suceder, y que no todos saben, es que al restar la retención en la fuente y las deducciones a las que tienes derecho, tu declaración de renta no arroje un saldo a pagar sino que, por el contrario, se te genere un saldo a favor. ¿Qué significa esto? Nada más y nada menos la buena noticia de que tienes dinero a favor, el cual puedes luego solicitar a la DIAN o usar para disminuir tu impuesto de renta del siguiente año. De hecho en Tributi también te ayudamos a solicitar la devolución de tu saldo a favor y te representamos ante la DIAN. 

Ahora que sabes esta información, ya podemos decir adiós al mito de que declarar renta es igual a pagar. Es muy importante conocer todo lo que puede influir en el resultado final de tu declaración de renta y así evitar posibles creencias sobre esta obligación.