¿Cómo invertir el dinero? es una pregunta que llega luego de haber adoptado el hábito de ahorrar logrando tener un capital.

Y es que si ya cuentas con un fondo de emergencia que te permita administrar tus ingresos de una mejor forma y tienes una suma considerable de dinero; el siguiente paso será lograr que ese capital trabaje para ti. 

Por eso en este blog te daremos lo necesario para que logres estar en un nivel apropiado y entiendas todos los conceptos cruciales antes de invertir tu capital ahorrado.

Comencemos.

¿Qué son las inversiones?

Si llegaste a este contenido sabemos que has seguido la línea del ahorro constante y te felicitamos por querer aprender junto a nosotros sobre tus finanzas personales, en este caso a prepararte con los conceptos necesarios para invertir.

Hay que ser claros, para empezar en el mundo de la inversión no es necesario ser un experto en la materia, sin embargo, sí debes conocer algunos términos específicos que te ayuden a detectar las mejores oportunidades. 

Lo primero es entender lo que significa esta palabra. Aunque es un término amplio a grandes rasgos, la inversión es una actividad que consiste en dedicar recursos con el objetivo de obtener un beneficio de cualquier tipo.

Este término económico tiene varias acepciones relacionadas como el ahorro, la ubicación de capital, y la postergación del consumo. 

Recuerda que siempre es bueno que realices cursos sobre ahorro e inversión para principiantes.

¿Cómo funciona una inversión?

Para saber cómo funciona una inversión es importante conocer el significado económico de la inversión. Sea cual sea su tipo, se rige bajo cuatro factores fundamentales que son:

  • Rentabilidad: La rentabilidad o rendimiento es lo que obtenemos a cambio de realizar la inversión. Normalmente se mide en términos de beneficio o rentabilidad, aunque no tiene por qué ser así.
  • Riesgo: Hace referencia a la incertidumbre. En economía nada es seguro al cien por ciento. Con lo cual, debemos trabajar siempre con riesgos asumibles por si la inversión no sale como esperábamos.
  • Liquidez: Es la capacidad de convertir una determinada inversión en dinero con pérdidas mínimas respecto a su valor.
  • Plazo: El tiempo es la tercera variable fundamental. Podemos esperar un determinado rendimiento, pero dependiendo del tiempo qué tardemos en obtenerlo ¿Compensará o no la inversión?

¿Cómo diferencio el ahorro de la inversión?

Por una parte llamamos ahorro a aquel dinero que tenemos guardado para imprevistos o necesidades futuras. El ahorro no tiene la intención de gastarlo en el presente, por eso lo guardamos en lugares seguros y sin riesgo. Por ejemplo, estamos ahorrando cuando mantenemos nuestro dinero en efectivo, cuando lo mantenemos en una cuenta bancaria o cuando lo guardamos en un depósito.

Por otro lado, llamamos inversión a aquel dinero, que si bien tampoco queremos gastar en el presente, pero que tenemos pensado en el futuro nos aporte un dinero extra. 

Asociamos la inversión con la compra de un bien o un activo financiero, pero siempre con una idea de ganancia. 

Esta ganancia extra que nos aporta la inversión con respecto al ahorro se debe a que con la inversión estamos arriesgando nuestro dinero, y por ello recibimos una compensación. Podemos invertir nuestro dinero en un sinfín de cosas, desde algo inmaterial, hasta activos financieros como las acciones, los bonos o los fondos de inversión.

¿Cuáles son los conceptos de inversión?

En este punto esperamos tengas super claro qué es inversión o su diferencia con el ahorro. Ahora queremos que comprendas otros conceptos básicos y necesarios en este camino. Te damos el glosario.

La cartera de inversión 

Este término se trata de una determinada combinación de activos financieros a los cuales se destina el dinero, con el fin de obtener una rentabilidad. La cartera de inversión, puede estar compuesta por una combinación de algunos instrumentos de renta fija y renta variable.

Por el contrario de lo que se cree, una cartera no está compuesta únicamente de acciones que coticen en bolsa, sino de todo tipo de activos, desde fondos de inversión, índices bursátiles o divisas y materias primas.

Es importante tener en cuenta que la cartera de inversión varía en función del riesgo que estés dispuesto a asumir a mayor riesgo, mayor ganancia.

Costo de oportunidad

Se refiere al costo de la decisión económica cuando existen varias alternativas. Es específicamente el valor de la mejor opción no elegida, ¿cómo así?, simple, ese valor hace referencia a lo que una persona deja de ganar o de disfrutar cuando se decide por una de varias opciones disponibles en las que habría ganancia.

Por ejemplo, si cuentas con 40.000 pesos en activos con ningún tipo de rentabilidad y te dicen que puedes invertir eso en un activo que aportaría 10% de rentabilidad en cierto periodo, el costo de continuar sin rentabilidad es de 4,000 pesos.

La diversificación

Un concepto que significa, repartir tus inversiones entre diferentes activos e instrumentos financieros con el objetivo de reducir el riesgo. Es una de las estrategias a nivel financiero más recomendadas y efectivas para enfrentar situaciones adversas. 

Tan simple como esto: si tienes tus inversiones divididas en varias fuentes y a una de esas le va mal, no pierdes todo lo invertido porque aún conservas las otras dos intactas.

Los fondos de inversión 

Los fondos de inversión son los productos más usados para canalizar el ahorro entre particulares y empresas. No obstante, no todos los fondos de inversión son iguales y existen múltiples formas para clasificarlos en función de varios parámetros.

Este concepto habla de sociedades de inversión en la que los aportes de dinero que hagas se terminan invirtiendo en activos. 

Presupuesto

Esta palabra básicamente es el cálculo de ingresos y egresos de un individuo o empresa. 

En el presupuesto es necesario llevar un registro de cuánto es lo que se gana, por ejemplo, en un mes, y descontar de ahí los gastos que son necesarios. Con base en ello, sabremos cuánto nos queda y a ese remanente poder darle otro uso.

Rendimiento

Se refiere a la ganancia o la utilidad total que se obtiene de una inversión u operación financiera. Se puede entender también como un porcentaje con respecto al gasto de inversión y es uno de los referentes más importantes para decidir si se sigue invirtiendo o no. 

Es bueno tener en cuenta que este beneficio que se obtiene de invertir tu capital por lo regular se señala en cifras anuales.

Riesgo

Este término básicamente habla de la probabilidad a la que está sujeta una operación financiera de perder el capital invertido. Y es que tú como inversionista tienes que ver que cada decisión de inversión conlleva cierto nivel de riesgo. Aún las inversiones más seguras corren el riesgo de que la inflación y la volatilidad de las tasas de interés disminuyan su valor.

El riesgo no siempre será el mismo, dependerá de muchos factores pero, son tres los grupos que existen para clasificarlo: alto, moderado y bajo.

Vale la pena que conozcas y tengas en cuenta, que mientras mayor sea el posible rendimiento, mayor es el riesgo.

 Renta fija

Este tipo de valores financieros confieren el derecho de recibir un flujo de dinero constante y definido a lo largo del tiempo.

En la renta fija el emisor garantiza la devolución del capital invertido y una cierta rentabilidad, dicho de otra manera, si adquirimos un instrumento de renta fija, conocemos los intereses o rentabilidad que nos van a pagar desde el primer momento.

Renta variable

Si decides invertir en este tipo de valores, tienes que tener presente que el dinero que vas a recibir en el futuro no se puede determinar de antemano. Básicamente, la renta variable es un tipo de inversión formada por todos aquellos activos financieros en los que la rentabilidad como te explicamos es incierta y eso se debe a que depende de diversos factores como la evolución de la empresa, la situación económica o el comportamiento de los mercados financieros, entre otros factores.

Así que, tus ganancias no están garantizadas, ni la devolución del capital invertido, ni la rentabilidad del activo, pero no quiere decir que no sea una buen inversión y que no pueda darte grandes ganancias.

Estrategia de inversión

La estrategia de inversión es un plan en el que la persona, en este caso tú como inversionista, establece diversos criterios como el riesgo, rentabilidad o liquidez, para obtener el rendimiento deseado en el plazo establecido.

Tener una estrategia de inversión es uno de los pasos más importantes que deberás tener en cuenta a la hora de invertir. Al seguir la estrategia establecida, el inversionista puede decidir en qué y dónde quiere invertir. 

Volatilidad

La volatilidad es el conjunto de alzas y caídas de la rentabilidad de una inversión a lo largo de cierto tiempo.

Cuanto más alta sea la volatilidad de una inversión, menos estable es, de modo que será más fácil que presente rentabilidad negativa a corto plazo; aunque es posible que al pasar mucho tiempo, podría tener resultados positivos.

Liquidez

Es la capacidad de un activo financiero para ser convertido en dinero efectivo de forma inmediata, sin que se pierda valor en la operación.

Interés compuesto

El interés compuesto consiste en acumular rendimientos sobre rendimientos anteriores. De forma más sencilla, es un aliado para acumular dinero a largo plazo. Este interés se suma al capital inicial, sobre el que se generan nuevos intereses. El dinero tiene en este caso un efecto multiplicador: el capital crece al final de cada periodo al que se le aplica el interés, de forma que el siguiente interés se fijará sobre una base de capital mayor, y así sucesivamente.

Puede sonar enredado pero calma, son básicamente dos cosas: 

  1. El capital inicial crece en cada periodo porque se van sumando los intereses.
  2. La tasa de interés se aplica sobre un capital que va cambiando

Usemos un ejemplo en el que generas interés. Supongamos que depositas $5,000 en una cuenta de ahorros con una tasa de interés anual del 5 %, que se capitaliza mensualmente. Dicho depósito generaría $3,235.05 de interés al finalizar un periodo de 10 años. La fórmula aplicada es así:

x = C (1+t/n)nu - C

x = 5,000 (1+0.05/12)12x10 - 5,000

x = 5,000 (1.00416667)120 - 5,000

x = 5,000 (1.64701015) - 5,000

x = 8,235.05 - 5,000

x = 3,235.05

Durante ese periodo de 10 años, tu depósito aumentaría de $5,000 a $8,235. La misma cuenta, si generara interés simple, aumentaría a solo $7,500.

¡Listo! Tienes los conceptos y bases necesarias para que puedan tener un control adecuado en tus inversiones. 

Si quieres saber en qué deberías invertir según tu perfil de riesgo lee nuestro blog.

Nos vemos en una próxima entrega.