Antes de comenzar a hablar de las pensiones voluntarias, me gustaría dejar claro que en Colombia existen dos tipos de fondos de pensiones, los voluntarios y los obligatorios. A continuación te explicaré la diferencia: 

  • Pensión obligatoria: Cuando estás trabajando de manera formal como empleado, tu empresa y tú harán unos aportes de carácter obligatorio a alguno de los fondos de pensiones autorizados, y estos se utilizarán para que, cuando cumplas las condiciones, puedas disfrutar de tu pensión. 
  • Pensión voluntaria: Las pensiones voluntarias, por el contrario, son un aporte que haces y que puedes utilizar, ya sea para complementar la pensión obligatoria y poder tener una renta más alta al momento de jubilarte o simplemente como un ahorro para tus vacaciones, un viaje, tu casa o lo que tú decidas.

En las pensiones voluntarias podrás escoger el monto que vas a aportar mensualmente o si vas a hacer un aporte único y, además, escoger entre diferentes portafolios para tener una inversión diversificada y que se ajuste a la rentabilidad que buscas y el riesgo que estás dispuesto a asumir.


¿Qué rentabilidad generan las pensiones voluntarias? 

Los fondos de pensiones voluntarias cuentan con diferentes portafolios entre los que puedes escoger uno o varios para diversificar tu inversión. Cada uno de estos portafolios está dirigido a un perfil de inversionista diferente, desde conservadores hasta de alto riesgo.

  1. En los perfiles conservadores encontraremos rentabilidades anuales aproximadas entre 1,1% y 5% dependiendo del comportamiento del mercado y de los activos que se encuentren en el portafolio al que destinamos nuestra inversión.
  2. En el caso de los perfiles moderados podremos observar rentabilidades entre 2% y 12% efectivo anual aproximadamente, entendiendo que estaremos expuestos a volatilidades más fuertes que en los conservadores por los activos en los que se invierte en estos portafolios.
  3. Por último, en perfiles de alto riesgo nos vamos a encontrar con rentabilidades muy variables, que pueden ubicarse en un 4,5% y ascender hasta un 20%, 30% o hasta 40% en casos atípicos. Sin embargo, teniendo en cuenta que estos portafolios cuentan con inversión en activos muy volátiles y sensibles a los cambios del mercado, la rentabilidad puede variar mucho de un año a otro, aunque en la mayoría de los casos se observa estabilidad cuando lo miramos en el largo plazo.


¿Qué beneficios tienen las pensiones voluntarias?

Son diversos los beneficios que tenemos en un fondo de pensiones voluntarias, empezando por el más claro y es el simple hecho de que estamos haciendo un ahorro para nuestro futuro y que, además, este ahorro nos está generando una rentabilidad. 

Existen también beneficios adicionales, como es el caso tributario. Aunque en Colombia es un tema cambiante que nos obliga a estar actualizados con las constantes reformas tributarias, hasta el momento ha mantenido algunos alivios en tema de impuestos. Por ejemplo, los fondos de pensiones voluntarias son cuentas que están exentas del impuesto de 4x1000 y además, dependiendo del tiempo que permanezcas en el fondo, ese dinero podrá ser considerado como una renta exenta de impuesto de renta.

Los fondos de pensiones voluntarias también nos ofrecen la ventaja de tener profesionales en inversión administrando nuestro dinero, enfocados en generar mayor rentabilidad, asumiendo el menor riesgo posible y brindándonos portafolios diversificados para que se ajusten a nuestro perfil y nuestros objetivos.


¿Cuál es el nivel de riesgo de las pensiones voluntarias?

Como lo mencionamos anteriormente, en los fondos de pensiones voluntarias vamos a encontrar diferentes portafolios, cada uno con un nivel de riesgo distinto.

Encontramos portafolios con perfiles conservadores y moderados enfocados en productos financieros de renta fija, bonos estatales y diferentes inversiones de renta variable de riesgo bajo y moderado. Pero también podemos hallar portafolios para perfiles de alto riesgo donde ya podremos encontrar inversiones en acciones bursátiles que resultan en una mayor volatilidad y un riesgo más alto.

Los perfiles de riesgo bajo o conservadores suelen presentar menos volatilidad en el corto plazo y un crecimiento mucho más estable, aunque claro, mucho más lento también. Mientras que en los perfiles de riesgo más alto encontramos mayor volatilidad en el corto plazo y suelen tener un crecimiento estable en el largo plazo, ya que al involucrar inversiones bursátiles (en bolsa) podemos estar expuestos a movimientos fuertes en el corto plazo, que en muchos casos puede deberse a la especulación del mercado.


¿A quién está dirigido cada portafolio?

En realidad podrías entrar en cualquiera de estos portafolios puesto que no hay una limitación o restricción. Sin embargo, cada uno de ellos, según el riesgo que genera y el tipo de inversiones en las que participa, puede ser más adecuado para una u otra persona, teniendo en cuenta diferentes factores como edad, objetivos, horizonte de tiempo de la inversión y aversión al riesgo.

Si hablamos de portafolios conservadores y moderados donde vamos a encontrar una inversión relativamente estable y creciente a ritmos no muy acelerados, podríamos recomendarlos especialmente a personas con un horizonte de tiempo a corto o mediano plazo, o sea que requieran retirar su capital en menos de 4 o 5 años. 

Pero además, pueden ser indicados para personas con cierta aversión al riesgo, que no quieran poner en juego su capital o que se vayan a pensionar dentro de poco, ya que en el corto plazo, pueden encontrar mucha menos volatilidad en este tipo de portafolios y tener mayor seguridad sobre su patrimonio.

Los perfiles de alto riesgo se pueden adaptar mejor a otro tipo de inversionistas, pues al presentar una volatilidad mucho más alta en el corto y mediano plazo, son recomendados para personas que estén haciendo una inversión a largo plazo o que no requieran hacer uso de su capital en por lo menos 5 años. 

Normalmente los portafolios de alto riesgo son recomendados para personas jóvenes, que todavía les falta mucho tiempo para su retiro, ya que al mantener su capital durante un mayor plazo, no se exponen a una volatilidad tan fuerte y pueden tener expectativas de rentabilidad más altas que en los perfiles conservadores. 

La mayoría de los fondos de inversión tienen una herramienta que puede ser de utilidad para nosotros, especialmente para los que no se adapten completamente a un solo portafolio, y es que es posible destinar tus aportes periódicos a diferentes portafolios de forma automática y así tener tu inversión diversificada entre portafolios conservadores, moderados y de alto riesgo.


¿Por qué me convendría tener una presión voluntaria?

Además de las ventajas mencionadas anteriormente, se ha observado un mejor comportamiento en los fondos de pensiones voluntarias que en las diferentes opciones de bajo riesgo que podemos encontrar en el mercado, como los CDT o los fondos de inversión colectiva de bajo riesgo, y claro, mucho mejor que tener tu dinero en una cuenta de ahorros tradicional o en la alcancía.