La edad siempre ha sido un tema bastante complicado de tratar. Y es que a medida que ese contador aumenta, soplar velas puede convertirse en un dolor de cabeza. Sobre todo, cuando llegamos a una etapa de nuestras vidas en la que debemos ser económicamente estables, según los estándares de la  sociedad. 

Por ello, desde temprana edad debemos fijarnos metas realistas y alcanzables, pues esas decisiones marcarán nuestra vejez. Por algo dicen que los veinte son una etapa de descubrimiento y los treinta suponen un período de establecimiento. 

Los 30: ¿La edad más productiva?

Para muchos los 30 son los nuevos 20, pero la verdad es que va más allá de eso. Esta tercera década de nuestras vidas está cargada de más experiencias, enseñanzas y, sobre todo, de oportunidades económicas. 

De hecho, se considera una de las edades más fructíferas, puesto que las oportunidades laborales suelen ser más altas porque por lo general se tiene más experiencia. Inclusive, las posibilidades de ahorrar, viajar y obtener activos personales se incrementan.

Sin embargo, para lograrlo debemos tener claro qué queremos hacer de nuestras vidas, y así fijarnos metas para cumplir antes de los 30 años, siempre que tengamos la mejor disposición de alcanzarlas. 

Si tú ya pasaste los 30 pero aún no has hecho ninguna de estas cosas, no te preocupes, aún estás a tiempo de tener la vida financiera saludable que mereces. ¡empecemos!

1. Crear hábitos saludables 

Si de objetivos de vida se trata, uno de los primeros que deberíamos tener en nuestra lista es tener buenos hábitos. Eso implica descartar todo aquello que nos haga daño, tanto física como mentalmente. 

En ese sentido, lo ideal es evitar desvelarnos, fumar, beber mucho licor, comer comida chatarra en exceso y no ejercitarnos regularmente. Se trata de comprender que forjar una vida más saludable nos garantizará una vejez más llevadera. 

Aunque parezca que esto no tiene nada que ver con unas finanzas personales saludables, tiene todo que ver, ya que no puedes pretender cumplir tus objetivos financieros si primero no pones en orden tu vida y velas por tu salud física y mental, esta sin duda es una prioridad entre las cosas que debes hacer antes de los 30 años.

2. Elegir una carrera profesional que te apasione y te dé oportunidades

Además de crear hábitos saludables, es esencial que elijas una excelente carrera profesional. Una que te permita ingresar en el sector que te gusta, te beneficie económicamente e inspire a mejorar profesionalmente.

La idea es sentirnos a gusto mientras trabajamos y no esclavos de una oficina, ni mucho menos de un horario laboral. Si trabajas en algo que no te gusta, aunque lo hagas bien, tarde o temprano te cansarás. Por el contrario, si haces lo que te apasiona lo disfrutarás y construirás tu patrimonio a través de lo que amas.

Entonces, tómate un momento para ti. Piensa a qué quieres dedicarte en la vida, pues ser un profesional nos abre puertas y marca el camino hacia la consecución de nuestras metas. Recuerda que nunca es tarde para replantear nuestro camino.

3. Ser independiente financieramente

La independencia va más allá de una simple meta, es algo que los padres deben inculcar a sus hijos desde temprana edad con actividades tan básicas como hacer la cama, lavar los platos, barrer, entre otros.

Pero también es importante que podamos aprender a tiempo cómo funcionan las cuentas de la casa, los bancos, incluso cómo pagar los servicios básicos, ya que estos esenciales nos permiten comprender todo lo que implica las responsabilidades  que trae consigo la independencia.

Es normal escuchar que es un gran logro no depender económicamente de nuestros padres al llegar a los 30 años, pero más allá de eso, el tema es llegar a esa edad con consciencia financiera y con la capacidad de costear los gastos, independiente del lugar en el que vivamos.

4. Adquirir una tarjeta de crédito 

Como persona independiente, contar con una cuenta bancaria y una tarjeta de crédito puede abrirnos paso en el mundo financiero, siempre que se maneje de forma responsable. 

Por ejemplo, una tarjeta de crédito nos ayudará a construir un historial crediticio. Si tenemos un buen perfil (si pagamos a tiempo las deudas de nuestras tarjetas) será mucho más fácil acceder a otros beneficios. 

El pago cumplido de una tarjeta de crédito te puede proporcionar un buen puntaje crediticio que te permitirá, por ejemplo, adquirir la financiación de tu casa propia. Si tienes buena reputación bancaria probablemente las tasas de interés sean menores y podrás ahorrar aún más dinero, así que anota esta meta entre las cosas para hacer antes de los 30.

Pero previo a solicitar o comprar con una tarjeta de crédito debes aprender a usarla de forma correcta para sacarle el mayor provecho y no caer en endeudamiento malsano, en Tributi te explicamos todo lo que debes tener en cuenta para que al utilizarla disfrutes al máximo de sus beneficios, haz clic aquí.

5. Construir tu patrimonio a través de la inversión

Cuando se trata de invertir en nosotros mismos no debe haber limitantes que nos detengan. Sin embargo, no es un secreto que ciertas etapas de nuestras vidas son más productivas que otras. Los 20, por ejemplo, se consideran un período de formación,  crecimiento y descubrimiento propio. 

De hecho, durante esa etapa nuestras responsabilidades y compromisos son menores. Por tanto, es un buen momento para empezar a ahorrar, pues viajar y comerse el mundo no es gratis, demanda un capital de inversión.

No importa si es poco o mucho, contar con un capital financiero que te permita invertir es una de las cosas que deberías hacer antes de los 30. Es más, prepara tu mente para ello, edúcate, conoce las alternativas de inversión que se adaptan a ti, pero principalmente a tus finanzas personales. 

Recuerda que en Tributi tenemos becas para que hagas nuestro Curso de Ahorro e Inversión para Principiantes completamente gratis, inícialo ahora y comienza a hacer que tu dinero trabaje para ti.

Ten en cuenta que para comenzar a invertir desde ahora no necesitas tener un gran capital, puedes hacerlo de acuerdo a tu nivel de ingresos y a tus responsabilidades de gasto, así que no hay excusas.

6.  Idear un plan de ahorro para tu jubilación 

Cuando somos jóvenes pensar en la vejez, en tener 60 años, suena lejano. No obstante, es una situación que debemos afrontar desde temprana edad o, por lo menos, cuando inicia nuestro camino laboral. 

Principalmente porque cuando llega la hora de jubilarnos, mantener nuestro nivel de vida puede complicarse si solo hacemos aportes a pensión obligatoria, ya que esta solo garantizará que recibamos un porcentaje de los ingresos a los que veníamos acostumbrados. Desde esa perspectiva, idear un plan de ahorro para la jubilación puede garantizarnos una vejez digna y sin tantas complicaciones. 

Es más, entre más rápido empecemos a ahorrar para nuestra vejez mejor. A los 30 años ya deberíamos tener claro cuánto debemos destinar de nuestro salario a ese fondo y a medida que nuestros ingresos aumenten, destinar un poco más.

7. Crear un fondo de emergencia

Así como debemos pensar en nuestra vejez, también debemos pensar en los imprevistos que se nos puedan presentar a lo largo de la vida. Por tal motivo, antes de los 30 deberíamos contar con un fondo de emergencias o empezar a crearlo. 

Se trata de ir apartando y acumulando una pequeña parte de nuestros ingresos para solventar contingencias. Imagina que ahorita enfermas o te quedas sin empleo, ¿cómo lo resuelves? ¿Endeudándote? Ese no debería ser el camino. 

Lo ideal es contar con un fondo para este tipo de eventualidades. De modo que no tengamos que recurrir a nuestros ahorros. 

Te recomendamos crear un fondo de emergencia que pueda cubrir entre 4 y 6 meses de gastos, si quieres tener una guía práctica y fácil para construirlo, ¡ingresa aquí y aprende fácil!

8. Obtener una póliza de seguros

La vida adulta conlleva muchas responsabilidades. Por ello, una de las cosas que deberíamos hacer antes de los 30 es contar con una póliza de seguros para protegernos de alguna eventualidad o accidente. Eso implica asegurar nuestra vida, casa, carro e incluso nuestros viajes.

Por desgracia, en la mayoría de países latinoamericanos esta cultura es poco común. Y es que muchas personas desconocen la importancia de una póliza de seguros, su funcionamiento y alcance, porque creen que están exentas de contingencias.

No obstante, contar con un buen seguro (como el de ahorro) implica proteger nuestro patrimonio. Así como resguardar lo que hemos trabajado durante años e incluso velar por nuestros seres queridos. 

Si quieres conocer más sobre este tema, te invitamos a leer nuestro blog de Seguro de vida con ahorro aquí.

 

9. Invertir en un proyecto de vivienda propia

Si bien es cierto que los 30 suponen un período de estabilidad económica, para algunas personas adquirir una vivienda propia resulta complicado. No obstante, empezar a invertir en un proyecto de vivienda puede ser un buen comienzo y si lo haces antes de los 28 años podrías recibir mucha ayuda del Gobierno Nacional para hacer ese sueño realidad.

En Colombia hay muchas oportunidades para que puedas cumplir ese propósito y te invitamos a conocerlas en nuestro blog ¿Es buena idea comprar vivienda en el 2022? donde te explicamos sobre los subsidios a los que puedes aplicar y cómo obtener financiación.

10. Estar libre de deudas

A esta edad es clave tener control total sobre nuestras deudas. Eso no necesariamente implica estar exentos de ellas, sino conocer hasta dónde llega nuestra capacidad de endeudamiento, buscar buenas condiciones de las mismas y pagarlas a tiempo.

La mejor forma de llegar a los 30 años es con buenos hábitos financieros 

Los hábitos financieros son tan importantes como los saludables. En conjunto, ellos nos permiten planear mejor nuestro futuro. Como muestra de ello, puedes realizar un seguimiento de tus ingresos y gastos para conocer cómo funcionan tus finanzas personales y si tus decisiones son acertadas. Para ello te recomendamos descargar nuestra plantilla de presupuesto y comenzar a poner en orden tu vida financiera.

Acciones como programar el pago de tus  servicios públicos y tarjetas de créditos se alinean con este punto. Sencillamente porque no solo evitan que pagues de más, sino que te ayuda a automatizar tus finanzas.  

Hemos llegado a la parte final de este listado  de cosas que debes hacer antes de los 30 años. Si ya alcanzaste esta edad y no has logrado cumplir algunas  o ninguna de estas metas, no te preocupes, nunca es tarde para empezar. La cuestión está en reflexionar y actuar a partir de ahora. Si tienes preguntas, no dudes en escribirlas aquí o en nuestras redes sociales. ¡Hasta la próxima!